Publicado 13/12/2019 14:05CET

Las ventajas de la cirugía de mínima invasión en la artrosis de cadera

Cirugía de artrosis de cadera de mínima invasión
Cirugía de artrosis de cadera de mínima invasión - VITHAS

   MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Según la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT), en la población española la prevalencia de la artrosis en cualquier articulación es del 24 por ciento, más frecuente en los mayores de 60 años, siendo una de las más prevalentes es la de cadera, para la que una cirugía de mínima invasión reduce el tiempo de recuperación del paciente, según el traumatólogo del Hospital Vithas Carlos Goncalves.

   Así, el abordaje de mínima invasión por vía postero lateral o 'super path' (prótesis total de cadera por vía supracapsular percutánea asistida) ha dado como resultado una rápida recuperación, ya que permite caminar con o sin asistencia (según cada caso particular) inmediatamente al día siguiente de la cirugía".

   Otra de las ventajas de esta técnica, según el traumatólogo, es un menor sangrado y menor agresión de las partes blandas. "Estamos en la implantación de un abordaje con menos agresión donde se respetan los tendones e igualmente favorece una rápida recuperación y manejo intrahospitalario", explica el profesional.

   Algunos conceptos básicos que debería conocer el paciente, según manifiesta el especialista, es que, aunque la patología afecte a la cadera, inicialmente el dolor puede ser referido a la rodilla. Tal y com argumenta el traumatólogo, "el paciente inconscientemente puede manifestar que el problema podría estar en esta articulación, pero siempre empieza en la rodilla".

   En este sentido, afirma que es importante realizar un adecuado examen físico para determinarlo. Otros síntomas son la rigidez articular matutina, que puede durar hasta 30 minutos tras el inicio de la movilización articular, los crujidos articulares, la inestabilidad y la contractura muscular, todo ello acompañado de una ausencia de sintomatología sistémica".

   Por otro lado, el dolor referido a la ingle y la evolución de la pérdida de los rangos de movilidad articular, que invariablemente terminan en afectar la calidad de vida del paciente, son otros de los síntomas a tener en cuenta.

   "Por esta razón es muy importante que el paciente sea valorado por un profesional que sea capaz de determinar bien su patología, clasificarla y buscar la solución", subraya el especialista.

   Hoy en día, la colocación de una prótesis total de cadera es altamente frecuente entre las personas de edad avanzada. Según la SECOT, en España se realizan cada año unas 30.000 intervenciones de reemplazo de cadera, y dado el envejecimiento de la población el abordaje quirúrgico va a ir en aumento.

   El tratamiento en la artrosis de cadera avanzada consiste en la sustitución de las superficies articulares o artroplastia total, "lo que devuelve al paciente rápidamente a su rutina habitual otorgándole la tan esperada mejora de calidad de vida", afirma el profesional.