El Vall d'Hebron trata a niños con una terapia oncológica personalizada con "tumores espejo"

Las expertas Raquel Hladun y Gabriella Guillén con una paciente del programa Com
VALL D'HEBRON
Publicado 13/02/2019 20:05:36CET

Más de 40 pacientes pasan por este programa desde que se inició en 2016

BARCELONA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha tratado a más de 40 niños y adolescentes en un programa de medicina personalizada para cáncer infantil, que crea "tumores espejo" en ratones para probar el tratamiento y que ha podido aplicar terapias basadas en dianas moleculares en el 35% de los pacientes.

El Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Vall d'Hebron puso en marcha en 2016 el programa Comik (Cancer Omics for Kids --Medicina Ómica en Niños--) para tumores sólidos infantiles con mal pronóstico, para buscar alternativas para el 25% de los casos que actualmente no tienen curación, ha explicado el centro en un comunicado este miércoles.

Esta iniciativa realiza un análisis genético exhaustivo de los tumores en aquellos casos en que los pacientes no responden a los tratamientos actuales o están en recaída y "permite identificar las mutaciones u otras anomalías moleculares propias del tumor de cada paciente", ha explicado la oncóloga pediátrica Raquel Hladun.

Así, se obtiene la "firma molecular", única y singular para el tumor de cada paciente, lo que posibilita el uso de terapias dirigidas basadas en las anomalías moleculares detectadas, ante el hecho de que los tumores pediátricos son diferentes a los de adultos y tienen alteraciones específicas.

La cirujana oncológica Gabriela Guillén ha añadido: "Tomamos una muestra del tumor para poder realizar el análisis molecular, y una pequeña parte del tejido tumoral extraído se implanta en ratones", donde los tumores evolucionan y permiten testar diferentes tratamientos.

Esta técnica ya se realiza en otros centros en tumores sólidos infantiles, pero en la mayoría de los casos la implantación del tumor tiene lugar en el tejido subcutáneo del animal, mientras que en el Vall d'Hebron se implanta en el mismo órgano o zona que el tumor original.

MÁS FIDEDIGNA

El Vall d'Hebron es pionero en emplear en un programa de cáncer infantil esta técnica que permite crear "tumores espejo" de los pacientes, que tienen una evolución más parecida a la que ocurre en el paciente, probándose de forma más válida y fidedigna la terapia.

Entre los pacientes que se han beneficiado de Comik hay casos de sarcomas óseos, rabdomiosarcomas, sarcomas de partes blandas no rabdomiosarcoma, neuroblastomas, tumores hepáticos, carcinoma de tiroides, gliomas de alto grado y tumores difusos de tronco.

"Gracias a los análisis realizados, hemos identificado dianas moleculares que han permitido el uso de más de ocho terapias dirigidas diferentes, siendo algunas de ellas fármacos ya aprobados, otras terapias en ensayo clínico, y otras de programas de acceso a
fármacos en investigación fuera de ensayo clínico", ha explicado Hladun.

A medida que su conocimiento del cáncer infantil avanza, gracias a los datos generados por este proyecto y otros similares a nivel internacional, son "capaces de definir nuevas dianas moleculares e impulsar el desarrollo de nuevas terapias", lo que aumentará los pacientes que puedan beneficiarse del Comik.

Paralelamente, añade Guillén, la generación de tumores espejo está permitiendo crear "un banco de tumores espejo para ir testando las nuevas terapias que aparezcan en el futuro".

"Quizás ahora no hay una terapia para un tumor en concreto, pero puede que sí exista en unos meses", ha añadido, y ha señalado que el programa ha logrado establecer hasta ahora 24 modelos de PDX ortotópicos (el nombre científico para estos "tumores espejo" en ratones), que representan hasta 11 tipos de tumores pediátricos.

Para leer más