Actualizado 28/04/2010 16:51 CET

La vacunación frente a la gripe estacional en España está por debajo de las directrices de la OMS, según expertos

Aula de Enfermería
UEM

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El nivel de vacunación de la gripe estacional en España durante las últimas campañas se ha situado en torno al 62,5 por ciento de las personas mayores de 65 años, cuando sería necesario llegar a unos niveles de entre el 75 y el 80 por ciento, que son las coberturas mínimas para este colectivo fijadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según afirmaron hoy los expertos reunidos en la jornada sobre 'Enfermería y vacunas', organizada por la Universidad Europea de Madrid.

En opinión del profesor José Ramón de Juanes, jefe del servicio de Medicina Preventiva del Hospital 12 de octubre de Madrid, España se sitúa en unos niveles "muy bajos" de vacunación para la que es la principal población de riesgo frente a la gripe, dato que se suma a la baja tasa de inmunización del personal sanitario, que se sitúa en torno al 25 por ciento del total.

En este sentido, el doctor De Juanes subrayó que "se trata de uno de los grupos que pueden transmitir la gripe a los pacientes de mayor riesgo, sobre todo porque pueden hacerlo sin padecer los síntomas y, por tanto, sin saber que tienen el virus de la gripe". "En cualquier caso --apuntó-- deben vacunarse siempre desde la motivación y la concienciación, no desde la obligación".

Por otra parte, durante la jornada también se abordaron las tasas de cobertura de vacunación frente al virus del papiloma humano (VPH), que en España está alcanzando cifras de alrededor del 70 por ciento en chicas adolescentes. Para el profesor Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, "éste es el porcentaje mínimo exigible para que la vacunación sea eficiente, si bien serían más positivas unas cifras por encima del 80 por ciento".

"Casi el 50 por ciento de las adolescentes portan el VPH, si bien más del 90 por ciento lo va a eliminar naturalmente a lo largo de su vida", comentó Gil. "La manera de medir el impacto de la vacunación es, por tanto, el número de nuevos casos de cáncer de cuello y útero en España, que son más de 2.000 al año y por cuya causa fallecen alrededor de 700 personas al año", añadió.