La Universidad Rey Juan Carlos ha puesto en marcha un programa de atención para personas con fibromialgia

Actualizado 16/04/2007 15:31:41 CET

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Rey Juan Carlos ha puesto en marcha un programa de atención psicosocial para personas con fibromialgia, una patología que se caracteriza por la presencia de dolor crónico. El abordaje clínico, según informó hoy el claustro, se hace desde una perspectiva psicológica y de la terapia ocupacional.

La enfermedad que afecta la calidad de vida e interfiere en la vida diaria de quienes la padecen, les impide, a su vez, participar en tareas de autocuidado, laborales y de ocio. Este es el motivo por el cual el Servicio de Psicología de la Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos instrumenta el programa que se inicia el próximo lunes.

La iniciativa plantea un doble abordaje. Por un lado, se les atiende desde el punto de vista psicológico, ya que es una enfermedad que suele conllevar depresión, trastornos de ansiedad y del sueño. Para ello, el programa prevé el tratamiento en grupos de diez personas donde se practican técnicas como la relajación y métodos para evitar los pensamientos negativos.

Asimismo, se implementa la terapia ocupacional, donde se les enseña a los pacientes a regular su actividad. Para ello, en las 13 sesiones que componen el programa se pautan las ocupaciones para que sean más estructuradas y acordes con sus características y necesidades.

La Universidad Rey Juan Carlos, que también implementa un tratamiento similar para personas con fatiga crónica, ha iniciado el programa el año pasado en conjunto con la Asociación de Fibromialgia de la Comunidad de Madrid y la Asociación Madrileña de Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica y Disfunción Inmune.

LA FIBROMIALGIA.

Ricardo Moreno, miembro del equipo de la Universidad Rey Juan Carlos que dirige la profesora Cecilia Peñacoba, explica que la fibromialgia "tarda en diagnosticarse, lo que genera gran incertidumbre al enfermo".

Una vez que se descubre, suele conllevar un tratamiento medicamentoso, "algo insuficiente para tratar el problema". Por ello Moreno considera el programa de atención psicosocial como "novedoso", ya que "se aborda la enfermedad desde una perspectiva interdisciplinar: con psicólogos y terapeutas ocupacionales", que permite a los pacientes "regular su nivel de actividad y a combatir la ansiedad".