Publicado 26/04/2022 17:10

La Unidad de Fracturas del Hospital Quirónsalud San José se especializa en intervención de fractura de cadera

El doctor Ghassan Elgeadi durante una intervención.
El doctor Ghassan Elgeadi durante una intervención. - QUIRÓNSALUD

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Quirónsalud San José cuenta con la Unidad de Fracturas del equipo del doctor Ghassan Elgeadi, en el que las doctoras Amaia Martínez Menduiña y Carolina Hernández Galera atienden toda la patología traumática, siendo de las más frecuentes las fracturas de cadera, en la que son especialistas.

Como explican la doctora Martínez y la doctora Hernández, la intervención consiste en sustituir el hueso roto por una prótesis con el fin de reestablecer la funcionalidad del paciente.

En primer lugar, se extrae el hueso roto que forma parte de la articulación de la cadera, posteriormente se prepara el fémur para colocar el vástago que permite anclar la prótesis al hueso y finalmente se coloca unida al vástago la cabeza de la prótesis que será la que haga las funciones de articulación.

En los casos de fracturas, se colocan prótesis parciales y cementadas; el cemento viene preparado con antibiótico, lo que ayuda a prevenir posibles infecciones.

"La fractura de cadera es una patología importante", continúan las expertas del equipo del doctor Elgeadi, sobre todo en las personas de mayor edad. Es una fractura compleja que no solo afecta a la calidad de vida funcional, sino que altera las patologías de base de pacientes a menudo frágiles.

Por ello, es importante un manejo multidisciplinar y precoz de estos pacientes, que se benefician de ser intervenidos en las primeras 24/72 horas (siempre y cuando la situación médica lo permita) para tratar de disminuir las complicaciones asociadas, tales como el encamamiento prolongado, la desnutrición y las infecciones respiratorias.

Finalmente, aseguran que el tratamiento de la fractura de cadera está indicado en prácticamente todos los pacientes. Tan solo en algunos casos muy seleccionados (pacientes con patologías que contraindiquen la cirugía) se puede optar por un tratamiento no quirúrgico. Sin embargo, esta decisión ha de tomarse tras una exhaustiva valoración médica y en consenso con el paciente y/o los familiares.