El tratamiento con exosomas podría mejora la recuperación tras un ictus, según un estudio en cerdos

Publicado 15/01/2020 18:38:31CET
La investigadora Samantha Spellicy realiza una prueba de laboratorio sobre la actividad terapéutica de los exosomas.
La investigadora Samantha Spellicy realiza una prueba de laboratorio sobre la actividad terapéutica de los exosomas. - ANDREW DAVIS TUCKER/UGA - Archivo

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tratamiento a base de exosomas mínimamente invasivo puede influir en la reparación del daño tras un accidente cerebrovascular grave, según una investigación en cerdos de la Facultad de Ciencias Agrícolas y Ambientales de la Universidad de Georgia (Estados Unidos).

"Fue inesperado ver tal beneficio después de haber tenido un accidente cerebrovascular tan severo. Quizás el descubrimiento más formidable fue que uno podía recuperarse y hacerlo bien después del tratamiento con exosomas", explica Steven Stice, líder del trabajo, que se ha publicado en la revista 'Translational Stroke Research'.

Muchos pacientes que sufren un ictus presentan un desplazamiento del cerebro más allá de su surco central, el valle entre la parte izquierda y derecha del cerebro. Las lesiones o los tumores inducen presión o inflamación en el cerebro, causando que lo que típicamente aparece como una línea recta se desplace.

"Según los resultados del tratamiento con exosomas en los cerdos, no parece que el volumen de la lesión o los efectos de un desplazamiento del surco central del cerebro importen tanto como se podría pensar. Esto sugiere que, incluso en algunos casos extremadamente graves causados por el accidente cerebrovascular, uno se va a recuperar igual de bien", asegura otro de los autores de esta investigación, Franklin West.

Los datos de la investigación del equipo mostraron que las células cerebrales no tratadas cerca del sitio de la lesión del ictus rápidamente se murieron de hambre por falta de oxígeno, desencadenando una acción letal de señales de daño a través de la red cerebral y comprometiendo potencialmente millones de células sanas. En menos de 60 segundos, un ictus isquémico mata 1,9 millones de células cerebrales.

Sin embargo, en las áreas cerebrales tratadas con exosomas que fueron tomadas directamente de la cámara frigorífica y administradas por vía intravenosa, esas células pudieron penetrar en el cerebro e interrumpir el proceso de muerte celular. "Básicamente, durante un accidente cerebrovascular, estos radicales libres realmente destructivos están por todas partes destruyendo cosas. Lo que hace la tecnología de los exosomas es comunicarse con las células en peligro y trabajar como un agente antiinflamatorio para interrumpir y detener más daño", concluyen los investigadores.

En este estudio observacional, el equipo analizó imágenes del cerebro tomadas 24 horas después del infarto cerebral. Luego aplicaron puntuaciones de recuperación basados en el andar de los cerdos, la cadencia, la velocidad de la caminata y la longitud de la zancada. Al registrar la relación entre las mediciones cerebrales y los resultados funcionales, las nuevas escalas de evaluación pueden ayudar mejor a los médicos a predecir qué tan rápido se recuperará una persona en tiempo real.

Contador

Para leer más