Publicado 20/10/2021 14:44CET

El trasplante de médula ósea y la terapia CAR-T "son y serán" tratamientos complementarios frente al cáncer hematológico

Archivo - Paciente con trasplante de médula ósea
Archivo - Paciente con trasplante de médula ósea - LA FE - Archivo

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El trasplante de médula ósea y la terapia CAR-T "son y serán" tratamientos complementarios frente al cáncer hematológico, según a apuntado Sergio Giralt, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (Nueva York), en el Congreso Nacional de Hematología, Hemoterapia, Trombosis y Hemostasia.

"Los pacientes con linfoma pueden recibir terapia CAR-T antes de someterse a un TPH autólogo (o autotrasplante); no obstante, usar una terapia más general, como el TPH, y otra más específica, como los anticuerpos monoclonales, puede dar resultados mucho mejores en determinados pacientes seleccionados", ha añadido durante su intervención.

En este sentido, Sergio Giralt ha expuesto las líneas de investigación que está desarrollando con ambas terapias para mejorar sus resultados en los próximos cinco años. "Por un lado, hemos avanzado en la implementación de los trasplantes personalizados, precisos y predecibles, con muy buenos resultados preliminares. Por otro lado, hoy sabemos que el malestar de los pacientes que reciben terapias CAR-T en altas dosis está causado por un aumento dramático de las citoquinas, particularmente de la interleucina 6 (IL-6), y ya tenemos formas de bloquearlo", ha explicado.

Por su parte, el experto Mi Kwon, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid) ha recomendado que, el paciente con comorbilidades no debe ser necesariamente excluido de la terapia CAR-T, sino que se le debe realizar una valoración individualizada.

"Se debe tener en cuenta otros factores (enfermedad de base, estado funcional, etc.), y su manejo y seguimiento tienen que llevarse a cabo de forma multidisciplinar y estrecha, principalmente en los días de mayor riesgo", ha asegurado.

En relación con la pandemia, los hematólogos españoles han afirmado tener un "gran desafío" por delante porque se estima que cerca de 25.000 pacientes con cáncer hematológico y receptores de TPH o CAR-T no tienen anticuerpos detectables después de recibir la pauta completa de vacunación anti-COVID.

"La existencia de este grupo de población de no respondedores representa un importante problema de salud pública y nuestros pacientes nos necesitan ahora más que nunca", ha manifestado el doctor Julio García, del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares-Madrid).

Al respecto de la vacunación, la SEHH recomienda una tercera dosis
de la vacuna en estos pacientes y en receptores de TPH previamente vacunados que no hayan presentado seroconversión.

Por último, sobre el abordaje de las enfermedades hematológicas en general, el congreso ha abordado el impacto del diagnóstico molecular. "En el laboratorio molecular de Hematología nos encontramos con muchos desafíos derivados de la implementación de la secuenciación masiva. Cada día es mayor la repercusión que los avances en el conocimiento de la biología de la célula tumoral tienen directamente en el paciente, en sus opciones de tratamiento y en la mejora de la supervivencia y de la calidad de vida", ha sostenido Bárbara Tazón, del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona).

Para leer más