¿Tienes artritis de rodilla? Fortalecer tu cadera podría ayudarte

Publicado 11/03/2019 16:49:37CET
FLICKR/SIMON BLACKLEY - Archivo

MADRID, 11 Mar. (Reuters/EP) -

Los pacientes con rodillas con artritis pueden agregar ejercicios de fortalecimiento de la cadera a su entrenamiento para mejorar la capacidad de caminar y tal vez reducir el dolor, según ha demostrado una revisión de investigaciones publicada en la revista 'British Journal of Sports Medicine'.

Sobre la base de datos agrupados de ocho ensayos clínicos con un total de 340 pacientes, el equipo del estudio concluye que los ejercicios de fortalecimiento de la cadera que incluyen pesas o bandas elásticas serían de gran ayuda.

La mayoría de las guías internacionales recomiendan el ejercicio en el tratamiento conservador de la osteoartritis de rodilla, una enfermedad ósea y del cartílago que afecta a una de cada cuatro personas mayores de 55 años. Sin embargo, muchos médicos no siguen este consejo con los pacientes ni los remiten al fisioterapeuta adecuado para una cita adicional.

Los investigadores realizaron una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos controlados aleatorios que investigaron el efecto de agregar ejercicios de fortalecimiento de la cadera a un tratamiento a menudo recetado para fortalecer los músculos del cuadriceps en la parte frontal del muslo para las personas con artritis de rodilla.

Analizaron si los aspectos de la función de la rodilla y la marcha mejoraron, así como si el dolor y la calidad de vida se vieron afectados por la rutina de fortalecimiento de la cadera. También evaluaron tres tipos de ejercicios de cadera para ver cuál tenía el mayor efecto: levantamiento de pesas con resistencia, ejercicios neuromusculares funcionales como sentadillas o escalones de una sola pierna, y el llamado ejercicio multimodal que combinaba estos dos.

En general, agregar el fortalecimiento de la cadera mejoró significativamente la función de caminar, aunque no tuvo un efecto estadísticamente significativo sobre el dolor o la capacidad de levantarse desde una posición sentada. Sin embargo, cuando observaron los tipos individuales de ejercicio de cadera, encontraron que los ejercicios de resistencia en particular eran más efectivos que los neuromusculares funcionales para mejorar el dolor y el funcionamiento. El ejercicio multimodal no tuvo efecto añadido.