Un tercio de la población europea sufre un trastorno mental y su esperanza de vida es entre 10 y 25 años menor

Actualizado 14/10/2014 17:14:48 CET
Mujer con trastorno mental
Foto: OMS EUROPE/ISTOCKPHOTO

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los trastornos mentales afectan a más de un tercio de la población europea y su esperanza de vida es entre 10 y 25 años más corta que la de la población general, según ha denunciado la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

   Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebró el pasado 10 de octubre, este organismo de Naciones Unidas ha defendido la importancia de que estos pacientes tengan las mismas oportunidades, sea cual sea su diagnóstico, de acceder a los servicios sanitarios y ser bien atendidos.

   Para ello es clave el Plan de Acción de Salud Mental Europea, aprobado por todos los Estados Miembros de la Región en 2013, ha resaltado la OMS, que también defiende tratamientos "seguros y eficaces" y luchar contra el estigma social que rodea a estas patologías ante el riesgo de que también pueda influir en sus cuidados.

   Dicho plan anima a los servicios de salud mental a no ofrecer solo tratamiento, sino también crear "oportunidades que permitan a las personas con problemas de salud mental a participar plenamente en la vida comunitaria y familiar".

   En esta edición del Día Mundial, este organismo se ha centrado en la defensa de una vida saludable para pacientes con esquizofrenia, una enfermedad "todavía fuertemente asociada con muchas percepciones erróneas de que la enfermedad mental es algo no tratable, peligroso y para lo que no hay esperanza".

   "Muchas personas con esquizofrenia sufren maltrato, falta de respeto, abandono o discriminación", denuncia la OMS en Europa.

   Según aseguran, la realidad es que las personas con esquizofrenia pueden llevar una vida normal con el tratamiento adecuado y un estilo de vida saludable. Sin embargo, aproximadamente la mitad de estos pacientes no puede acceder a un tratamiento adecuado, una proporción que además es mayor en los países más pobres.

   "Yo no me avergüenzo de ser esquizofrénica, pero me doy cuenta de que la mayoría de la gente, que saben poco o nada acerca de Psiquiatría o Psicología, están horrorizados por la mera mención de tal condición", ha reconocido Lia, que sufre períodos de esquizofrenia paranoica desde hace más de 3 años.