La terapia de protones reduce el riesgo de efectos secundarios en el cáncer

Publicado 27/12/2019 7:52:46CET
Terapia de protones, protonterapia
Terapia de protones, protonterapia - PENN MEDICINE - Archivo

   MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La terapia de protones provoca un riesgo significativamente menor de efectos secundarios lo suficientemente graves como para provocar hospitalizaciones no planificadas para pacientes con cáncer en comparación con la radiación tradicional, mientras que las tasas de curación entre los dos grupos son casi idénticas.

   Estos hallazgos, publicados en 'JAMA Oncology', provienen de un análisis ampliado de la revisión más grande de este tipo, realizada por investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, para evaluar si los pacientes sometidos a radioterapia al mismo tiempo que la quimioterapia experimentaron eventos adversos graves en los 90 días siguientes.

    Los investigadores encontraron que la terapia de protones reduce el riesgo relativo de estos efectos secundarios en dos tercios. "Esto es emocionante porque muestra que la terapia de protones nos ofrece una forma de reducir los efectos secundarios graves de la quimioradiación y mejorar la salud y el bienestar del paciente sin sacrificar la efectividad de la terapia", destaca el autor principal del estudio, Brian Baumann, profesor asistente adjunto de Oncología Radioterápica en Penn y profesor asistente de Oncología Radioterápica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

   La terapia de protones tiene algunas diferencias clave con respecto a la radiación de fotones tradicional. La radiación de fotones generalmente usa múltiples rayos de rayos X para administrar radiación al objetivo del tumor, pero inevitablemente deposita radiación en los tejidos normales más allá del objetivo, dañando potencialmente esos tejidos a medida que el haz sale del cuerpo.

   La terapia de protones es un tratamiento de radiación alternativo aprobado por la FDA que dirige protones cargados positivamente al tumor. Depositan la mayor parte de la dosis de radiación en el objetivo con casi ninguna radiación residual entregada más allá del objetivo, lo que reduce el daño al tejido sano circundante y potencialmente reduce los efectos secundarios.

   Para este estudio, los investigadores evaluaron los efectos secundarios, como dolor o dificultad para tragar, dificultad para respirar, náuseas o diarrea, entre otros. Los investigadores se centraron en los efectos de grado tres o superiores, definidos como efectos secundarios lo suficientemente graves como para que los pacientes sean hospitalizados.

   Evaluaron datos sobre 1.483 pacientes con cáncer que recibieron radiación y quimioterapia al mismo tiempo. De estos, 391 pacientes recibieron terapia de protones, mientras que 1.092 se sometieron a tratamiento con fotones. Todos los pacientes tenían cáncer no metastásico y estaban en tratamiento destinado a ser curativo.

   Se incluyeron pacientes con cáncer cerebral, cáncer de cabeza y cuello, cáncer de pulmón, cáncer gastrointestinal y cáncer ginecológico tratados con quimio-radiación concurrente.

   El resultado primario fue si los pacientes experimentaron o no efectos secundarios adversos de grado tres o más dentro de los 90 días de tratamiento. En el grupo de protones, solo el 11,5 por ciento de los pacientes (45) lo hicieron, en comparación con el 27,6 por ciento de los pacientes (301) en el grupo de fotones.

   Un análisis ponderado de ambos grupos de pacientes, que controlaba otros factores que pueden haber llevado a diferencias entre los grupos de pacientes, encontró que el riesgo relativo de una toxicidad severa era dos tercios más bajo para los pacientes con protones en comparación con los pacientes con fotones.

   "Sabemos por nuestra experiencia clínica que la terapia de protones puede tener este beneficio, pero no esperábamos que el efecto fuera tan considerable", admite el autor principal James Metz, presidente de Radiation Oncology, líder del Centro de Terapia de Protones de Roberts en Penn y miembro del Centro de Cáncer Abramson de Penn.

   La supervivencia general y la supervivencia libre de enfermedad fueron similares entre los dos grupos, lo que sugiere que la reducción de la toxicidad observada con la terapia de protones no tuvo el costo de una efectividad reducida.

   Los investigadores dicen que estos resultados apuntan a la promesa de la terapia de protones como una forma de administrar terapia sistémica intensificada y / o radioterapia de dosis más altas de manera más segura, lo que podría mejorar los resultados de supervivencia.

   De hecho, los datos mostraron que si bien los pacientes mayores con más comorbilidades tenían más probabilidades de recibir terapia de protones, experimentaron menos efectos secundarios.

   "Esto nos dice que la terapia de protones puede permitir que los pacientes mayores reciban los tratamientos combinados más efectivos, y que los pacientes más viejos y enfermos pueden ser incluidos de manera más segura en ensayos clínicos que usan terapia de protones", apunta Baumann.

   Si bien los investigadores dicen que se necesita más investigación, señalan que este estudio es la mejor información que tenemos hasta ahora, ya que los ensayos controlados aleatorios siguen resultando difíciles de completar.

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Detectar a tiempo un ictus: conoce el Código F.A.S.T.

  2. 2

    Las autoridades chinas envían a cientos de médicos a Wuhan por el coronavirus, que ya ha matado a 80 personas

  3. 3

    Alergia al polvo y a los ácaros, ¿es lo mismo?¿se puede evitar con limpieza?

  4. 4

    Un fármaco para el edema mejora los síntomas del autismo

  5. 5

    La ceguera de la nieve puede ser irreversible: cómo elegir bien las gafas