Publicado 18/03/2021 14:41CET

Telemedicina y tratamientos descentralizados mejoran la atención a pacientes con Hepatitis C, según un estudio del HUC

Profesionales encargados del estudio sobre Hepatitis C en el HUC
Profesionales encargados del estudio sobre Hepatitis C en el HUC - HUC

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las personas que son asistidas por los Centros de Atención a las Drogodependencias tienen un riesgo elevado de alta prevalencia de infección por el virus de la hepatitis C y frecuentemente se enfrentan a dificultades para el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad y un estudio del Hospital Universitario de Canarias (HUC), publicado en la revista científica International Journal of Drug Policy', constata la mejora de la atención tras haber implantado un test que simplifica el diagnóstico, la prueba de la gota seca, y apostar por la atención descentralizada a través de la telemedicina.

Este trabajo se ha realizado a través del Instituto Universitario de Tecnologías Biomédicas CIBICAN con el que colaboran los Servicios de Aparato Digestivo, Laboratorio Central y Servicio de Farmacia del HUC junto con la Unidad de Atención a las Drogodependencias ANTAD y San Miguel Adicciones.

Las personas que se inyectan drogas tienen mayor prevalencia de infección por el virus de la hepatitis C que la población general ya que
el uso de drogas inyectables es la vía más común de transmisión de esta enfermedad.

Desde hace unos años hay tratamientos eficaces y sin efectos adversos que simplifican la curación de esta enfermedad, algo muy relevante puesto que erradicar el virus es sinónimo de freno de complicaciones como la cirrosis en estos pacientes, apuntan desde el HUC en una nota.

PRIMERA FASE

En una primera fase del estudio, se analizaron los motivos por los que se abandona el programa de diagnóstico a través de la prueba de gota de sangre seca realizada 'in situ' en los Centros de Atención a las Drogodependencias para detectar anticuerpos frente al virus de la Hepatitits C y la adherencia al tratamiento de estos pacientes.

Posteriormente, se evaluó en los pacientes que perdieron el seguimiento la eficacia de mejorar el circuito asistencial al realizar pruebas de un solo paso (la prueba de la gota seca con determinación directamente de carga viral) y el uso de telemedicina vinculada a una dispensación descentralizada de tratamiento de la hepatitis C.

Así, entre 512 pacientes que asistieron a centros de tratamiento de drogas y se les propuso participar en el programa, 467 (91,2%) aceptaron hacerse la prueba y el 53,4% dieron positivo para anticuerpos contra el virus de la hepatitis C.

Después de excluir a los pacientes sin infección activa o bajo seguimiento de su enfermedad, se programó la cita de 178 pacientes en el Servicio de Aparato Digestivo del HUC.

Si bien los pacientes que recibieron tratamiento tuvieron una peor adherencia, la tasa de curación fue excelente e igual a la de referencia y un total de 69 pacientes no concluyeron el seguimiento siendo más frecuente entre estos pacientes el desconocimiento del pronóstico y ventajas de los nuevos tratamientos antivirales.

De los pacientes que perdieron el seguimiento y a los que se les propuso reiniciar la evaluación y tratamiento, la proporción de pacientes que completaron el programa fue significativamente mayor entre los asistidos por telemedicina que por el estándar de atención (62,5% frente a 24,3%).

Este estudio demuestra que un programa de atención médica integral con un circuito asistencial simplificado basado en pruebas adaptadas al entorno como la prueba de la gota seca, la telemedicina y la dispensación de tratamiento descentralizado entre Centros de Atención a las Drogodependencias y atención hospitalaria es eficaz en la detección, evaluación y tratamiento efectivo de la hepatitis C.

INTERRUPCIÓN DEL SEGUIMIENTO

A pesar de estas mejoras en la atención, los pacientes que interrumpieron el seguimiento fue debido al escaso conocimiento sobre la enfermedad y de los beneficios de los actuales medicamentos antivirales de acción directa y a razones económicas.

Así, la telemedicina vinculada a una dispensación descentralizada del tratamiento del virus de la hepatitis C permite rescatar a los pacientes y puede ser eficaz para la microeliminación de este virus.

El jefe de servicio de Aparato Digestivo del HUC y último firmante de la publicación, Manuel Hernández-Guerra, destaca "el trabajo conjunto de los distintos equipos implicados en este proyecto, que surgió ante una necesidad de salvar obstáculos con una propuesta innovadora de la que se ha hecho eco esta prestigiosa revista científica especializada en políticas sociales vinculadas con la salud".

Además, señala que aunque se observa una alta tasa de participación en este programa aún sigue siendo un desafío la falta de seguimiento de estos pacientes y sin duda la telemedicina, tan en auge actualmente con la infección por SARS-2 y el distanciamiento social, también en este entorno ha sido muy eficaz".

Apuntó también que "este inédito estudio proporciona un marco de referencia para que se sumen en el ejemplo otros centros de forma que se puedan acercar a los objetivos que se ha propuesto la Organización Mundial de la Salud de eliminación de la hepatitis C, para el que hay curación a diferencia de otros virus".