La tecnología no anulará la calidad del médico intensivista, si no que ayudará mejorarla

Publicado 10/06/2019 10:47:10CET

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La implantación de la tecnología en las unidades de cuidados intensivos de los centros hospitalarios permitirá que los profesionales de la UCI puedan pasar más tiempo con los pacientes y mejorarán la calidad del médico y sus actividades, según ha destacado el doctor Ricard Ferrer Roca, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), en el marco del LIV Congreso Nacional de la SEMICYUC, que ha tenido lugar el 9 de junio en Mallorca.

Las UCI son el espacio de los hospitales donde se ingresa a los pacientes que presentan un estado de salud crítico. En este sentido, cada vez son más quienes sobreviven a esta estancia. Esto puede deberse en gran medida a la implantación de innovación e inteligencia artificial, lo que influye de manera significativa en la eficiencia médica.

Cada vez se dispone de una mayor capacidad para conectar dispositivos a sistemas de información, almacenar datos y realizar análisis que permitan tomar decisiones eficaces, como el 'big data', que permite analizar aspectos de diagnóstico y tratamiento del paciente que con observaciones diarias no se podían saber. Por otra parte, se espera que la inteligencia artificial (IA) permita a estos profesionales ofrecer soluciones y atención de mayor calidad.

"El intensivista puede hacer mejores diagnósticos mediante la información de diferentes proveedores: sistemas de monitorización, laboratorio, etc. Ahora estos datos pueden integrarse y presentarse en forma de información útil para la toma de decisiones", ha destacado el experto.

Otro punto en los que se está trabajando en las UCI es en el buen uso de las alarmas. En este contexto, el doctor Ferrer ha explicado que las UCI del futuro deberían poder limitar el número de alarmas con el filtrado de las innecesarias y llevarlas donde se encuentra el profesional, alejándolo del paciente para no causar molestias. Asimismo, esto evitaría la fatiga de alarmas en el médico intensivista.

Por último, también se está evolucionando hacia una automatización del soporte del paciente crítico, que ayudará a mejorar la calidad asistencial. Así, el doctor ha concluido que aunque actualmente no está automatizada, es posible que en el futuro la dosis de algunos fármacos endovenosos se ajusten automáticamente a las necesidades del paciente. De este modo, ha concluido que "ya existen respiradores que ajustan la terapia según las necesidades del paciente y es una evolución que veremos en otros equipamientos".

Contador