Publicado 14/12/2020 10:42CET

Una técnica de análisis cromosómico de los embriones 'in vitro' permite los primeros embarazos evolutivos en Europa

Fecundación in vitro
Fecundación in vitro - PIXABAY - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Ruber Internacional ha confirmado, por estudio de ADN fetal en sangre materna, los primeros embarazos evolutivos en Europa tras implementar una técnica no invasiva de análisis cromosómico de los embriones en los tratamientos de reproducción asistida, cuyo objetivo es mejorar las posibilidades de conseguir el embarazo de un bebé sano y disminuir la tasa de abortos.

Tal y como explican desde el hospital, con el aumento de la edad de las madres que se someten a fecundación 'in vitro', se incrementan las posibilidades de alteraciones cromosómicas en los embriones, provocando que no se produzca la implantación de los mismos o, en caso de que lo hagan, que aumente la tasa de aborto o se produzca el nacimiento de un bebé con una alteración cromosómica.

Por ello, en los últimos años, la fecundación 'in vitro' con la biopsia embrionaria han podido ayudar a minimizar estos riesgos y permitir identificar aquellos embriones que son "cromosómicamente anormales", explica el director de Laboratorio y Científico de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional, el doctor Yosu Franco. "El cultivo del embrión hasta estado de blastocisto y su posterior estudio cromosómico, mediante biopsia embrionaria, es una práctica habitual en nuestro laboratorio que permite conseguir buenos resultados", afirma el doctor en biología molecular.

Concretamente, la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional, coordinada por la doctora Elena Carrillo de Albornoz, e integrada por los ginecólogos Rafael Jimenez, Álvaro Martinez, Ana Vegas, Marcos Órdenes, Beatriz Bueno, Silvia Iniesta, Santiago Bau, Alejandra Rexach, Juan Vidal, Elena Meliá, Vega Cabezuelo, Esther Suárez y Nuria López, entre otros, trabajan desde 2016 con esta metodología.

Así, explican, el descubrimiento por parte de Igenomix de la existencia de ADN libre embrionario en el medio de cultivo del blastocisto abrió la posibilidad a la detección no invasiva (sin biopsiar al embrión) de aneuploidías embrionarias (alteraciones cromosómicas) en los tratamientos de reproducción asistida.

En este sentido, el nuevo test no invasivo, denominado 'Embrace', desarrollado por la misma biotecnológica, permite identificar los embriones con mayores probabilidades de ser cromosómicamente normales sin necesidad de tocar el embrión. Con esta información, indica la directora Médica de la Unidad Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional, la doctora Elena Carrillo de Albornoz, "el especialista podrá decidir qué embrión transferir en primer lugar en un ciclo de fecundación 'in vitro', y así mejorar las posibilidades de conseguir el embarazo de un bebé sano y disminuir la tasa de abortos".

Así las cosas, los embriones con mayores probabilidades de tener un número correcto de cromosomas obtendrán la puntación más alta y tendrán prioridad para la transferencia. Aunque la morfología del embrión es una buena metodología de selección embrionaria, hasta el 35 por ciento de los embriones morfológicamente de buena calidad, son aneuploides. Por tanto, el Embrace ayudará con el estudio del análisis cromosómico embrionario a transferir y mejorar los resultados frente al diagnóstico morfológico. "Este test favorecerá que cualquier paciente de un ciclo de fecundación 'in vitro' pueda aumentar la eficacia y eficiencia de los tratamientos para tener un niño sano en casa", matiza la doctora Carrillo de Albornoz.