Publicado 29/09/2020 16:22CET

Supervivientes de Covid-19 de 37 países exigen por carta a la industria farmacéutica una vacuna sin patente

Vacuna del COVID-19, coronavirus
Vacuna del COVID-19, coronavirus - HERRAEZ/GETTY - Archivo

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El día en que las muertes por la pandemia de coronavirus han superado el millón en todo el mundo, supervivientes de COVID-19 de 37 países han enviado una cata abierta a líderes de la industria farmacéutica para exigirles tratamientos que estén disponibles para todos, y una 'vacuna popular', libres de patentes.

La carta, que llega en vísperas de un evento paralelo de alto nivel sobre la pandemia en la Asamblea General de la ONU en Nueva York (EEUU), incluye mil firmantes entre los que se encuentran 242 sobrevivientes de COVID-19, 190 familiares de fallecidos en 46 países y 572 signatarios con condiciones de salud vulnerable con mayor riesgo de enfermedad grave si contraen el virus.

"Algunos de nosotros hemos perdido seres queridos por esta enfermedad mortal. Algunos de nosotros nos hemos acercado a la muerte. Algunos de nosotros seguimos viviendo con el temor de que contraer esta enfermedad sea fatal para nosotros. No vemos ninguna justificación por la que sus ganancias o monopolios deberían justificar que cualquier persona deba pasar por esto", señalan los firmantes en la misiva.

Así, el texto continúa lamentando que las corporaciones farmacéuticas sigan "con sus negocios como de costumbre, defendiendo los monopolios mientras se niegan a compartir investigaciones y conocimientos", y pide a los líderes de la industria que "garanticen que las vacunas y los tratamientos COVID-19 lleguen a todos los que los necesitan mediante la prevención de los monopolios, aumentando producir y compartir conocimientos".

La carta fue organizada por People's Vaccine Alliance, una coalición global de organizaciones y activistas unidos bajo el objetivo común de hacer campaña por una vacuna popular para COVID-19 que se basa en el conocimiento compartido y está disponible gratuitamente para todos en todas partes.

La Alianza también está pidiendo a los gobiernos que condicionen la financiación pública para la investigación y el desarrollo de diagnósticos, vacunas y tratamientos de COVID-19 a que las empresas farmacéuticas compartan su conocimiento y tecnología sin patentes. Cuando se disponga de una vacuna eficaz, la Alianza exige que las dosis se distribuyan de manera justa y que se dé prioridad a los trabajadores de la salud y otros grupos de riesgo en todos los países.

Los firmantes también piden que las corporaciones otorguen "inmediatamente" las licencias de tecnología de vacunas y derechos de propiedad intelectual al Fondo de Acceso a Tecnología COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (C-TAP).

"Las compañías farmacéuticas deben prestar atención a las demandas de las personas de todo el mundo que han experimentado el miedo y la devastación del COVID-19. La industria no puede bloquear sus oídos a estas voces, pero debe responder de inmediato poniendo fin a sus monopolios y comprometiéndose a compartir los conocimientos de fabricación", ha señalado Heidi Chow de Global Justice Now, miembro de People's Vaccine Alliance.

Por su parte, la directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima, ha recordado que con el sida cuando se encontraron tratamientos, las personas de los países más ricos recuperaron la salud gracias al acceso de los tratamientos, mientras que millones de personas en los países en desarrollo murieron. "No debemos repetir el mismo error cuando se encuentra una vacuna para COVID-19. El derecho a la salud es un derecho humano; no debe depender del dinero en su bolsillo o del color de su piel para vacunarse contra este virus mortal. Una vacuna debe ser un público mundial bueno y gratuito para todos", ha afirmado.

"Hasta ahora, las naciones ricas no han ejercido presión sobre las corporaciones farmacéuticas para que compartan tecnología y maximicen el suministro de vacunas y tratamientos exitosos en todo el mundo", señalan desde la Alianza, al tiempo que esperan que sus peticiones sean oídas este miércoles en la Asamblea General de la ONU, donde discutirá el acceso a las vacunas.

Contador