Publicado 08/01/2020 12:16CET

¿Son fiables las 'app' que monitorizan el sueño?

Aplicación de un smartwatch para dormir
Aplicación de un smartwatch para dormir - EUROPA PRESS

   MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Sociedad Española de Sueño (SES) avisa de que las aplicaciones móviles ('app') o los 'wearables' que monitorizan el sueño ofrecen datos "limitados y poco fiables", por lo que ha recomendado a los usuarios que no se obsesionen con ellos.

   "Los estudios realizados hasta la fecha con estas 'apps' y 'wearables' han demostrado que, más o menos, tienen una cierta fiabilidad respecto al tiempo de sueño y al tiempo pasado en la cama (porque se basan fundamentalmente en la señal de un acelerómetro que mide actividad e inactividad, asumiendo como inactividad el sueño), pero son poco o nada fiables respecto a otros aspectos del sueño como la eficiencia, la calidad, la continuidad y la profundidad del sueño", ha dicho el vicepresidente de la SES, Javier Puertas.

   De hecho, prosigue, en la actualidad "no existe" ningún dispositivo o 'app' validado o que pueda obtener los datos que ofrecen las pruebas diagnósticas del laboratorio de sueño como, por ejemplo, la polisomnografía.

   "En estos momentos el patrón de la actividad cardiaca ya es registrado por algunos dispositivos y pronto ese patrón, como otros que registran la temperatura de la piel, podrán proporcionar junto al de actividad/reposo señales que, todas integradas, puedan dar mayor fiabilidad en los datos obtenidos. No obstante, aún estamos lejos de poder decir que los dispositivos de hoy son fiables", ha apostillado.

   No obstante, el experto ha reconocido que hay una "fuerte" tendencia y desarrollo tecnológico que hace que sea posible que en pocos años haya dispositivos que, sin sustituir a las pruebas de las unidades de sueño, aporten un beneficio añadido en la valoración del sueño y sus trastornos de forma "más cómoda, fiable y durante más tiempo" que una sola noche de registro.

   "En el caso del sueño, la preocupación excesiva por el mismo es peor incluso en el corto plazo que los casos mencionados en la alimentación y el ejercicio físico, porque justamente el sueño solo aparece y es de calidad cuando desconectamos y no estamos obsesionados con él. Es más, uno de los factores para el desarrollo de insomnio en muchos pacientes es precisamente una excesiva preocupación por dormir, porque justamente un elevado nivel de alerta o atención es incompatible con el sueño", ha argumentado.

   Finalmente, ha alertado de los riesgos de automedicación asociados al autodiagnóstico de problemas relacionados con el sueño a través de los datos proporcionados por 'apps' y 'gadgets' tecnológicos. "Nos podemos encontrar con personas que son dormidores cortos, que tienen suficiente con seis horas, pero que empiezan a preocuparse por su sueño y comienzan a tomar pastillas cuando probablemente no necesiten nada", ha zanjado.