Publicado 06/10/2021 08:14CET

Qué son los contrastes que se emplean en las pruebas médicas

Archivo - TAC prueba médica.
Archivo - TAC prueba médica. - STOCKVISUAL/ ISTOCK - Archivo

   MADRID, 6 Oct. (EDIZIONES) -

   Para determinadas pruebas médicas son necesarios los materiales de contraste. Su objetivo consiste en mejorar las 'fotografías' que se realizan sobre el interior del cuerpo a través de los Rayos X, la tomografía axial computarizada o TAC, así como la resonancia magnética nuclear, según explica la Sociedad radiológica norteamericana.

   El doctor Vicente Martínez de Vega es el jefe del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, y experto del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo (Madrid), además de pionero en la aplicación clínica de la Resonancia Magnética (RM) en nuestro país, y con una amplia experiencia en los campos de resonancia magnética de Mama, RM Cardiovascular Neuroradiología y resonancia magnética osteoarticular, entre otros procedimientos.

   Así, le entrevistamos en Infosalus para que nos explique qué son los contrastes y cuáles son sus indicaciones. "Los contrastes radiológicos son sustancias que se administran por vía oral, rectal o endovenosa, y que permiten una mejor visualización de las vísceras huecas (tubo digestivo, vías urinarias), así como de los vasos (arterias y venas), o de las vísceras sólidas, que son perfundidas por el contraste (hígado, bazo, páncreas, riñones, cerebro, etc.)", según detalla.

   Dependiendo de la técnica de imagen con la que estudiamos al paciente distingue varios tipos de contraste. En concreto, indica que en estudios basados en el uso de rayos X se utilizan contrastes que absorben la radiación X, como el sulfato de bario usado para estudios del tracto digestivo, que se administra por vía oral (tránsito esófago-gastro-duodenal, tránsito intestinal) o rectal (enema opaco).

   En el TC (TAC o Tomografía Computarizada), que también emplea rayos X, dice que se utilizan contrastes que contienen yodo, ya sea por vía oral (para ver el tubo digestivo) o por vía endovenosa (para ver vasos, riñones y vías urinarias o vísceras sólidas).

   En el caso de la Resonancia Magnética, basada en la utilización de un potente imán y en ondas de radiofrecuencia y no emite rayos X, el contraste utilizado es un quelato de gadolinio, "una tierra rara con propiedades paramagnéticas que se puede administrar por vía oral para ver el tubo digestivo, o más frecuentemente por vía endovenosa para obtener una mejor visualización de vasos y vísceras sólidas", según aclara el doctor Martínez de Vega.

   "Los contrastes utilizados en las diferentes técnicas de diagnóstico por imagen resaltan la visualización de estructuras huecas, como el tubo digestivo, permitiendo ver su interior. También es posible ver vasos arteriales y venosos y poder excluir trombosis, estenosis, aneurismas. Además, cuando se administran por vía endovenosa, pasan al espacio extracelular mejorando la visualización de vísceras sólidas. Esto es muy útil por ejemplo para ver tumores, metástasis, infecciones, etc.", describe el experto.

   Antes de la realización de cualquier prueba, el doctor recuerda, eso sí, que para la utilización de contrastes se les solicita a los pacientes la firma de un consentimiento informado en el que se explican los riesgos de su utilización, se les pregunta por sus antecedentes alérgicos, así como por la toma de ciertos medicamentos y estado de la función renal.

CÓMO SE ELIMINA DEL CUERPO

   Una vez realizadas las mismas, el jefe del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid señala que los contrastes que se administran por vía endovenosa, como los basados en yodo (utilizados en TC) o en quelatos de gadolinio (utilizados en Resonancia Magnética), tienen una vida media corta y se eliminan por vía urinaria.

   Sobre si existen casos de alergia a los contrastes en las pruebas, el doctor afirma que sí pueden darse, tanto en los contrastes yodados como con el gadolinio: "La mayoría de estas reacciones alérgicas son leves (99%) e incluyen síntomas tales como náuseas, calor generalizado y enrojecimiento de la cara. No necesitan tratamiento y ceden espontáneamente en pocos minutos".

   No obstante, incide en que en unos pocos casos las reacciones son moderadas y se presentan como urticaria difusa, edema, broncoespasmo leve y vómitos y ya requieren de tratamiento desde la sala de rayos. De forma excepcional, el especialista indica que los contrastes pueden producir una reacción alérgica severa con urticaria generalizada, edema de laringe, hipotensión, broncoespasmo severo o shock.

   "Las reacciones alérgicas son más frecuentes tras el uso de contrastes yodados que en el caso del Gadolinio. Antes de utilizar un contraste es importante preguntar si existen antecedentes de alergia a contraste pues en ese caso se desaconseja su utilización", sostiene el doctor Martínez de Vega.

LACTANCIA, EMBARAZO Y TOMA DE MEDICAMENTOS

   ¿Está desaconsejado su uso en casos de lactancia o embarazo? El jefe del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid subraya que no existen problemas en la utilización de contrastes en mujeres lactantes y aunque en el pasado se suspendía la lactancia durante las 24 horas posteriores a su administración, en el momento actual no se recomienda la suspensión de la lactancia.

   En cuanto a las mujeres embarazadas el uso de gadolinio (utilizado frecuentemente en los estudios de Resonancia Magnética) está contraindicado pues atraviesa la barrera placentaria y no se conocen con exactitud sus posibles efectos nocivos sobre el feto, según afirma el experto del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.

   Igualmente, mantiene que los contrastes yodados podrían inyectarse en mujeres embarazadas, pero como se utilizan con técnicas de imagen que emiten radiación X, se desaconseja la utilización de estas técnicas por sus posibles efectos teratogénicos sobre el feto. "Solo se usan tras una cuidadosa valoración de riesgo-beneficio; por ejemplo, ante alta sospecha de tromboembolismo pulmonar", añade.

Otra de las situaciones especiales que puede tener lugar es la toma de medicamentos. Así, según indica el especialista de Quirónsalud, en el caso de que el paciente esté tomando metformina (un antidiabético oral bastante común) es recomendable suspender su toma durante las siguientes 48 horas a la inyección de contrastes yodados por riesgo de acidosis láctica.

   Por otro lado, precisa que los contrastes yodados interfieren con las terapias con radioisótopos del cáncer de tiroides pues bloquean la capacidad de absorción de yodo durante meses y se debe contraindicar su uso. "En el caso del Gadolinio no se han descrito interacciones con medicamentos", apunta.

   A su vez, afirma que los contrastes yodados pueden producir toxicidad e insuficiencia renal: "Existen varios factores predisponentes como la existencia de insuficiencia renal previa (a los pacientes se les interroga sobre su existencia y es recomendable conocer los valores de creatinina o de su aclaramiento renal), deshidratación, insuficiencia cardiaca severa o mieloma múltiple. En estos casos es importante hidratar bien al paciente antes y después de inyectar el contraste".

   En el caso del gadolinio también se pregunta por la función renal pues se contraindica su uso en pacientes con insuficiencia renal severa, ya que puede causar una rarísima y grave enfermedad denominada Fibrosis sistémica nefrogénica, según sostiene. "No obstante, con los nuevos compuestos de Gadolinio esta complicación prácticamente ha desaparecido", confirma el experto.

Contador