Sólo 1 de cada 10 personas que sufre una parada cardíaca fuera del hospital sobrevive: la importancia de la RCP

Reanimación cardiopulmonar, RCP
FLICKR - Archivo
Publicado 31/10/2018 12:32:37CET

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP) inmediata a una persona que ha sufrido una parada cardíaca no sólo aumenta las posibilidades de sobrevivir de la persona, sino que evita el daño neurológico, "un menoscabo importantísimo de la calidad de vida" de quien sobrevive, ha subrayado el intensivista del Hospital Vithas Nisa 9 de Octubre (Valencia), el doctor Rafael Faus.

Cada año más de 300.000 personas fallecen por una parada cardíaca ocurrida fuera de un hospital. Sólo una de cada diez sobrevive y actualmente en España sólo una de cada cuatro personas que sufre una parada cardíaca es atendida inmediatamente por quienes la rodean.

Estas cifras "apuntan a la necesidad de educar a la población", según el centro sanitario, en unas maniobras de reanimación que, además, triplican las opciones de sobrevivir.

"Un buen ejemplo de estos resultados son países como Dinamarca o Suecia en los que, desde hace años, ya desde los colegios se instruye a niños, niñas y jóvenes sobre cómo reaccionar ante un parada cardíaca, consiguiendo que las cifras de supervivencia aumenten tal y como aumenta el número de paradas cardíacas en las que los primeros testigos realizan RCP inmediata", ha explicado el también intensivista del mismo centro, el doctor Pablo Geffner.

Se estima que con una ciudadanía formada en RCP, con la difusion de los desfibriladores de acceso público, la mejoría de los conocimientos científicos y de los recursos sanitarios se alcance en unos años una cifra de supervivientes por encima del 50 por ciento.

Ante una situación de parada cardíaca, existen tres pasos pautados a seguir y los tres primeros minutos son cruciales. En primer lugar, es necesario comprobar si la persona está consciente y si tiene una respiración normal. En caso negativo, hay que llamar inmediatamente, incluso en caso de duda, al 112. Después se debe comenzar la reanimación cardiopulmonar ininterrumpida hasta que llegue la ayuda médica.

Para ello, se situará a la víctima estirada boca arriba sobre el suelo u otra superficie dura y, arrodillado al lado de su pecho, se apoyará el talón de una mano sobre el centro del pecho y la otra se colocará sobre la anterior con los dedos entrelazados y manteniendo los brazos estirados.

De este modo se empezarán las compresiones con las que se tiene que deprimir el pecho cinco centímetros con un ritmo de 100 comprensiones por minuto. Un truco es "realizarlas al ritmo de la canción 'Macarena' o 'Staying alive'.

¿HACE FALTA EL BOCA A BOCA?

A pesar de la creencia popular de que la reanimación debe ir acompañada inexorablemente de ventilaciones, insuflar aire por la boca al afectado, los expertos han subrayado que lo realmente importante es no interrumplir las compresiones torácicas y, si se puede y se sabe, ventilar.

En caso de testigos instruidos en RCP, tras 30 comprensiones se debe inclinar levemente la cabeza de la víctima hacia atrás desde la barbilla. Se sella su boca con la del que practica la reanimación, se tapa la nariz y se sopla hasta ver que el pecho sube.

Tras dos ventilaciones consecutivas se debe retomar de inmediato las comprensiones, que deben interrumpirse lo mínimo posible. Esta secuencia de 30 compresiones y dos ventilaciones se mantendrá ininterrumpidamente hasta la llegada de la ayuda médica.

LA CAUSA DE UNA PARADA CARDÍACA

La principal causa de una parada cardíaca es el infarto agudo de miocardio que, en algunas ocasiones en su fase inicial, provoca una fibrilación ventricular, una alteración en el ritmo del corazón que precisa de un choque eléctrico para resolverse.

La fibrilación hace que el corazón deje de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir y bombear sangre a todo el organismo.

"Con la RCP estamos supliendo esta función que el corazón ha interrumpido. De no realizarse, la persona que lo sufre muy probablemente fallecerá en unos minutos. Hay que ganar tiempo hasta la llegada de la ayuda médica", ha resumido el doctor Faus.

Contador