Publicado 22/07/2020 15:02:08 +02:00CET

La Sociedad de Reumatología y la Asociación Española de Síndrome de Sjögren piden más visibilidad para la enfermedad

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Reumatología (SER) y la Asociación Española de Síndrome de Sjögren (AESS) han pedido más visibilidad para esta enfermedad con motivo del Día Mundial del síndrome de Sjögren, que se celebra este jueves 23 de julio.

El síndrome de Sjögren es una enfermedad reumática, autoinmune y crónica cuyos síntomas clínicos principales están relacionados con la destrucción de las glándulas exocrinas y se caracterizan por la sequedad ocular, bucal, nasal y vaginal. También es muy frecuente el dolor articular, muscular y el agotamiento que puede llegar a ser extremo.

Esta patología afecta de manera predominante a mujeres, con una tasa de prevalencia del 0,33 por ciento de la población adulta en España, lo que supone cerca de 120.000 afectados en este país, según el estudio EPISER 2016, por lo que se trata de una enfermedad frecuente, a pesar de no ser muy conocida entre la población general.

Con motivo del Día Mundial, AESS ha organizado múltiples actividades entre las que cabría destacar la iluminación de Ayuntamientos de ciudades como Madrid, Valencia y Málaga, entre otras; así como la iluminación de otros edificios (Torre EY de Madrid, las Torres de Serrano, el Museo de las Artes y las Ciencias de Valencia). Además, se ha organizado, entre otras actividades, una videoconferencia en abierto con varios especialistas: un reumatólogo, un otorrinolaringólogo y un oftalmólogo.

"Todavía hay que enfrentarse a determinados retos como la mejora en el diagnóstico precoz, la derivación de casos difíciles a unidades especializadas, la apuesta por la investigación de tratamientos y la mayor participación en ensayos clínicos y una mayor implicación por parte de las autoridades sanitarias", ha comentado su presidenta, Jenny Inga.

No obstante, ha resaltado que es importante que los afectados "luchen y busquen un médico que les dé confianza y que sigan el tratamiento". Es importante no dejar de hacer cosas y, en la medida de lo posible, hacer vida social. Hay que aprender a ponerse límites sin sentirse culpable", aconseja.

Contador