La Sociedad de Neurorradiología acredita al Hospital Clínico San Carlos como centro formador en Neurointervencionismo

La unidad de Neurorradiología del Hospital Clínico San Carlos
HOSPITAL CLÍNICO SAN CARLOS
Publicado 05/10/2018 17:58:59CET

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neurorradiología ha acreditado a la unidad de Neurorradiología Diagnóstica e Intervencionista del Servicio de Diagnóstico por Imagen del Hospital Clínico San Carlos como centro formador en diagnóstico y tratamiento en neurointervencionismo, lo que la convierte en la primera unidad de esta especialidad en lograr este reconocimiento en la Comunidad de Madrid.

Esta unidad, que este 2018 cumple una década desde su puesta en marcha. dispone de un programa de formación en neurointervencionismo, de dos años de duración, que cumple las recomendaciones de consenso para la formación y capacitación en neurointervencionismo, acordados por el Grupo Español de Neurología Intervencionista, la Sociedad Española de Neurorradiología y los grupos de patología vascular de Sociedad Española de Neurocirugía y la Sociedad Española de Neurología.

Está constituida por una sección de neurorradiología diagnóstica y otra intervencionista, cuya actividad incluye la actividad vascular diagnóstica y terapéutica cráneo-facial, de cuello y medular, así como tratamientos percutáneos de patología de la columna vertebral.

En 2008 se convirtió en el primer hospital en Madrid en realizar procedimientos invasivos urgentes, como la trombectomia mecánica, a pacientes de toda la región que sufrían un ictus. También ha asumido la primera guardia localizada para el tratamiento de esta afección en la ciudad, y es la unidad de referencia del Sistema Nacional de Salud para el tratamiento de la patología vascular raquimedular.

Además, se encuentra integrada en la red hospitalaria para la atención de ictus isquémicos agudos de la Comunidad de Madrid. Durante estos 10 años sus profesionales han tratado a más de 1.000 pacientes entre los que cabe destacar a más de 600 con ictus. Aproximadamente 300 pacientes tratados por la unidad pudieron recuperar su independencia funcional.