Actualizado 31/01/2011 11:09 CET

La Sociedad Española de Farmacia Rural pide a la profesión establecer un fondo de compensación o 'céntimo solidario'

SEVILLA, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Sociedad Española de Farmacia Rural (SEFAR), Francisco Javier Guerrero, ha hecho un llamamiento a todo el estamento farmacéutico español para que "entre todos" se articule un suerte de fondo de compensación, que ha denominado 'céntimo solidario', que ayude a "salvar" las farmacias deficitarias en su facturación, fundamentalmente las rurales que están ubicadas en núcleos con poca población.

Guerrero, titular precisamente de una botica en el municipio de El Madroño, el más pequeño de la provincia de Sevilla, ha defendido en una entrevista con Europa Press que este 'céntimo solidario' salvaría a su vez al actual modelo español de farmacia, "defendido sólo en aquellos momentos en los que desde Bruselas se plantea liberalizar el sector".

En concreto, Guerrero ha detallado que el 'céntimo solidario' ofrecería una solución rápida, "y desde el propio sector de la farmacia", a las dificultades económicas por las que atraviesan cuanto menos las alrededor de 1.078 oficinas de farmacia que existen diseminadas en España en poblaciones de menos de 500 habitantes.

Según sus cálculos, con una aportación de poco más de un céntimo por receta (0,013 euros/receta) por parte de la profesión, se puede obtener "sin esperar a la ayuda de la Administración" un fondo de compensación de unos 1.000 euros mensuales para cada uno de los titulares de estas boticas rurales, "dando también una imagen de visión de conjunto y profesión solidaria que hasta ahora no se ofrece".

Así, y a modo de ejemplo, ha explicado que si una farmacia factura una media de 1.000 recetas al mes, su facturación mensual en función del gasto medio por receta estimado para 2011 (y que es de 11,17 euros) rondaría los 11.170 euros, si bien sólo aportaría 13 euros mensuales, en base a esos 0,013 euros que se detraerían de cada receta para ese fondo de compensación.

"Esta sencilla operación", ha continuado, supondría que para una facturación anual estimada en esos 11,17 euros por receta, la farmacia que recaudase 134.040 euros anuales sólo aportaría a ese fondo 156 euros. Para una farmacia que facturase 5.000 recetas al mes, la aplicación de estos cálculos supondría que, sobre una facturación anual de 670.200 euros, se enviaría al fondo de compensación 720 euros.

Además, ha destacado que esta aportación de poco más de un céntimo por receta facturada "no influiría sobre los ingresos obtenidos con la venta libre, que son mayores en las oficinas de farmacia de gran facturación", esto es, las ubicadas en las grandes poblaciones.