Publicado 21/10/2020 15:28CET

Una simple analítica de sangre y de orina sirve para detectar la enfermedad renal crónica

Enfermedad renal crónica
Enfermedad renal crónica - QUIRONSALUD

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una analítica simple de sangre y de orina es suficiente para detectar la enfermedad renal crónica (ERC), una patología que se caracteriza por una alteración de la estructura o función del riñón de más de 3 meses de duración, según ha asegurado el nefrólogo del Hospital La Luz y Presidente de la Sociedad Madrileña de Nefrología, Fernando Tornero Molina.

Estudios realizados en España por la Sociedad Española de Nefrología (SEN) demuestran que aproximadamente un 10 por ciento de la población padece algún grado de ERC. Esta frecuencia se incrementa de forma muy significativa con la edad, afectando al 22 por ciento de los mayores de 65 años y al 40 por ciento de los mayores de 80 años.

En el momento actual las causas más frecuentes de una ERC son la diabetes mellitus y la hipertensión arterial. Como ambas patologías son cada vez más habituales en nuestra población, probablemente en relación con los hábitos de vida poco saludables, no es de extrañar que cada vez sea más normal la presencia de esta enfermedad (ERC).

Asimismo, es una patología asociada al envejecimiento, por lo que con el paso de los años el riñón va perdiendo función. "Se calcula que a partir de los 40 años se pierde aproximadamente 1 ml/mi por año. Esto hace que, en general, el anciano presente una función renal disminuida respecto a la población joven, lo que le hace mucho más susceptible de padecer una enfermedad renal crónica. Además son personas en los que hay que tener un manejo adecuado de fármacos, especialmente aquellos que son eliminados por vía renal", ha dicho el experto.

Por otro lado, la exposición de estos riñones a agentes nefrotóxicos favorece el desarrollo de una ERC. "En nuestro medio, los agentes nefrotóxicos por excelencia son los antinflamatorios no esteroideos. Tanto por su efecto perjudicial sobre el riñón, como por elevar la tensión arterial, son fármacos que deben ser manejados con precaución. La pérdida progresiva de función renal que acarrea la ERC lleva a la necesidad de un tratamiento renal sustitutivo (diálisis o trasplante)", ha argumentado el doctor.

En España existe unos 4 millones de pacientes con ERC de los cuales, cada año 6.000 inician diálisis. Cada año la prevalencia de los pacientes que precisan iniciar diálisis se incrementa de forma significativa. "Esto supone una gran carga de enfermedad para el paciente, ya que empeora de forma muy significativa la calidad de vida", ha subrayado el especialista.

Pero, además, conlleva una gran carga para el Sistema Nacional de Salud. De hecho, los pacientes en diálisis constituyen entre un 0,2 y 0,3 por ciento de la población pero consumen entre un 2 por ciento y un 3 por ciento del presupuesto sanitario.

Además, supone un coste 6 veces superior al tratamiento del VIH y 24 veces superior al tratamiento del EPOC. Un paciente en diálisis cuesta aproximadamente unos 45.000 euros al año. "Por si todo ello no fuera suficiente, la enfermedad renal crónica en diálisis es un proceso con una mortalidad elevada, similar a la del cáncer de pulmón. El Registro de Enfermos Renales en Tratamiento Renal Sustitutivo de la Sociedad Española de Nefrología refleja una mortalidad anual de un 14 por ciento", ha detallado el experto.

Todas estas circunstancias hacen que la prevención de la ERC y su progresión hacia ERC terminal deba ser uno de los objetivos fundamentales de cualquier programa de salud. El diagnostico precoz y su remisión al nefrólogo debe ser prioritario para adecuar y adoptar las medidas necesarias.

"Sabemos que la ERC se asocia fundamentalmente a cuatro patologías: diabetes mellitus, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica e insuficiencia cardiaca. Por ello una de las propuestas actuales es hacer un adecuado cribado en todos estos pacientes (además de otros grupos de riesgo como aquellos con antecedentes familiares de ERC, obesidad, etc.) para la detección de ERC. Una maniobra tan sencilla como una analítica simple de sangre que incluya las cifras de Creatinina (que nos permite estimar el Filtrado Glomerular) y un análisis de orina con estudio del sedimento y la determinación del cociente Albumina/Creatinina es suficiente para conocer si el paciente presenta ERC", ha zanjado.

Lo más leído

  1. 1

    Moderna espera tener hasta 125 millones de dosis a nivel mundial en el primer trimestre de 2021

  2. 2

    Qué es la 'inmunidad entrenada' o por qué algunas vacunas ya en marcha pueden ayudarnos frente a la covid-19

  3. 3

    Moderna comenzará a probar su vacuna contra COVID-19 en adolescentes de 12 a 17 años

  4. 4

    Bupa México adquiere la proveedora de servicios médicos de BBVA México, Vitamédica

  5. 5

    Claves sobre la terapia electroconvulsiva: descargas eléctricas sobre el cerebro que son seguras