Publicado 16/11/2020 13:04CET

El Servicio de Hemodinámica y Cardiología Clínica e Intervencionista del H.La Luz recupera su actividad normal

El Servicio de Hemodinámica y Cardiología Clínica e Intervencionista del H.La Luz recupera su actividad normal
El Servicio de Hemodinámica y Cardiología Clínica e Intervencionista del H.La Luz recupera su actividad normal - QUIRONSALUD - Archivo

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Hemodinámica y Cardiología Clínica e Intervencionista del Hospital La Luz de Madrid ha recuperado su actividad normal frente a la pandemia del Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

Así, la unidad ha reforzado el personal médico y administrativo, desarrollar circuitos específicos para pacientes infectados o no de Covid-19, y ha puesto en marcha consultas cardiológicas telefónicas para gestionar la demora de las intervenciones y seguir la evolución de los síntomas. "Gracias a estas medidas, la unidad se ha convertido en un entorno seguro donde no se han producido casos de contagio entre los pacientes y el personal médico", han dicho.

Por otro lado, el equipo médico ha recuperado su nivel de actividad normal tras haber reducido en un 60 por ciento el número de procedimientos durante la primera oleada. La Unidad de Hemodinámica realiza dos tipos de procedimientos: el intervencionismo coronario y el intervencionismo estructural.

"Tratamos la enfermedad coronaria, como la cardiopatía isquémica, las anginas de pecho o resolvemos casos de obstrucciones o estenosis en las arterias del corazón", ha dicho el cardiólogo y responsable de la unidad de Hemodinámica, Jorge Palazuelos.

También llevan a cabo procedimientos estructurales, como el uso del TAVI o implante percutáneo de válvula aórtica. "El TAVI es la técnica de intervencionismo estructural cardiaco más realizada en el Hospital La Luz con óptimos resultados. Esta técnica se lleva a cabo en casos de estenosis o degeneración de la válvula aórtica. Las válvulas son como puertas que tienen que abrir o cerrar. En el caso de las estenosis, la puerta no se abre y hay que arreglarla", ha indicado el doctor.

Durante la primera oleada de la pandemia, especialmente en marzo y abril, el servicio de Cardiología del centro hospitalario, tuvo que reducir su actividad. Según ha explicado el jefe de servicio de Cardiología Clínica e Intervencionista del Hospital La Luz, Roberto Martín Reyes, se retrasaron las intervenciones no urgentes o preferentes ante la necesidad de atender a los pacientes diagnosticados de SARS-CoV-2.

A todos los pacientes se les hizo de manera previa una prueba PCR y serológica. "Se realizaba la intervención si la PCR era negativa o si el procedimiento, a pesar de ser positivo, era urgente o preferente. En cuyo caso se ponía en marcha la preparación del quirófano y del personal para proteger de infección al paciente del personal sanitario y al personal sanitario del paciente", ha argumentado el clínico.

Asimismo, Palazuelos ha comentado que durante toda la pandemia se ha conseguido crear circuitos específicos de pacientes infectados o no de Covid-19. "También hemos conseguido separar el personal médico y de enfermería libre de la infección frente a personal que estaba tratando a pacientes positivos. Esto lo hicimos desde el principio y así lo seguimos haciendo", ha apostillado.

Gracias a esto, no ha habido ningún caso de contagio entre los pacientes y los profesionales sanitarios. "Ninguno de los pacientes que ha pasado por nuestro quirófano ha contraído el virus por estar en nuestro circuito. Ni nadie de nuestro personal médico se ha infectado de un paciente que fuese positivo y no hubiese sido detectado", ha detallado Palazuelos.

Para lograr esto se pospusieron las intervenciones no urgentes o preferentes en pacientes con pruebas PCR positivas durante quince días.
Como indica el responsable de la unidad, tras cumplirse las dos semanas se repetía de nuevo la prueba. "Si era negativa, se realizaba la intervención, si era positiva había que esperar otros quince días", ha añadido.

Entretanto, a los pacientes con esta demora se les realizaba una consulta de cardiológica telefónica para seguir la evolución de sus síntomas. A su vez, se les facilitó el teléfono de contacto directo de la secretaría y un correo electrónico para que pudiesen contactar con el equipo médico con la mayor facilidad y brevedad posible.

Según ha apuntado Martín Reyes, se contrató a más personal médico y administrativo para atender el alto volumen de pacientes y las consultas telefónicas. "Es muy importante que la gestión de las consultas sea ágil entre las secretarias que cogen las llamadas y los médicos que llaman. Todos los días dejamos huecos en la agenda para contestar esas consultas telefónicas", ha subrayado.

Actualmente, el servicio de Cardiología y la Unidad de Hemodinámica del Hospital La Luz ha recuperado su ritmo de actividad normal, tanto en las intervenciones coronarias como en las estructurales. De acuerdo con el jefe de servicio de Cardiología, doctor Roberto Martín Reyes, esto probablemente se deba a las miles de consultas telefónicas realizadas durante estos últimos meses.

"Gracias a esto, hemos logrado la continuidad de tratamiento y ganado la confianza del paciente, que se ha sentido seguro, bien seguido y tratado. La respuesta ha sido muy buena", ha zanjado Palazuelos.

Contador