Publicado 11/05/2020 13:07CET

La SEQC ML colabora en la puesta en marcha del laboratorio de un hospital de la República Democrática del Congo

Proyecto Ditunga
Proyecto Ditunga - SEQC ML - Archivo

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC ML) ha colaborado en la puesta en marcha del laboratorio de un hospital de la República Democrática del Congo. Esta iniciativa forma parte del 'Proyecto' Ditunga, del que nace la puesta en marcha de un nuevo centro médico, el Hospital Nuestra Señora de Guadalupe, que es el más moderno de la región en muchos sentidos y especialmente en relación al equipamiento del que dispone.

El proyecto se desarrolla en el territorio de Ngandanjika, en la provincia de Kasay Oriental, una de las más aisladas de este país africano, asolado por varios conflictos armados en las últimas décadas y con muchas necesidades de desarrollo.

En este sentido, la participación de la SEQC ML se ha concretado con la dotación económica de una beca para que una de las socias de la organización, Belén Fernández Puntero, doctora en farmacia y especialista en Análisis Clínicos, se desplazase y trabajase en la zona durante dos semanas. El objetivo era que esta profesional participase en la puesta en marcha de un Laboratorio Clínico en el nuevo hospital.

En esta primera misión se ha procedido a establecer las bases del laboratorio, adaptación de espacios y puesta en funcionamiento de equipos, pero han quedado pendientes diversas actuaciones. No obstante, aún es necesario reforzar la formación del personal en diversas áreas, incrementar la cartera de servicios o mejorar la gestión de la documentación y del laboratorio clínico.

"Nos encontramos con el edificio y poco más. Hubo que montar desde camillas, mesas de quirófano, ecógrafo, la nevera de banco de sangre, la farmacia hospitalaria, el destilador de agua, esterilizadores y, por supuesto, todo el laboratorio, que disponía de paredes, una poyata y poco más, de hecho hubo que ampliar dicha poyata, tomas eléctricas y terminar la acometida de agua", ha dicho Fernández Puntero.

La especialista de análisis clínicos ha explicado que al poco de estar en Ngandanjika, el quirófano empezó a funcionar y pudo colaborar con el resto de profesionales sanitarios. Al mismo tiempo, y mientras se terminaba de montar el laboratorio, la doctora ha proporcionado orientación analítica de alguno de los pacientes sometidos a cirugía o de los que acudían a las consultas.

"A nivel clínico se aprende muchísimo, porque allí pueden verse en vivo y en directo las patologías que hemos estudiado en los libros; pero también a nivel técnico son experiencias muy enriquecedoras, porque con los medios de los que se dispone tienes que estar dispuesto a poder ofrecer apoyo a los clínicos con la medicina de laboratorio que pueda ejercerse en dichas circunstancias", ha comentado.