Actualizado 28/05/2020 13:32:15 +00:00 CET

La SEPD recuerda que las unidades de endoscopia deben adaptarse al nuevo entorno tras la pandemia COVID-19

Congreso de Endoscopia Digestiva Avanzada del Hospital Quirónsalud Málaga
Congreso de Endoscopia Digestiva Avanzada del Hospital Quirónsalud Málaga - QUIRONSALUD

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Las unidades de endoscopia se deben adecuar al nuevo entorno tras la pandemia COVID-19 y aumentar el tiempo entre pacientes, establecer una distancia social en salas de espera, trabajar por agendas y con tiempos predeterminados, mayor limpieza de salas y definir criterios de protección del personal, según señala la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

La sociedad, que celebra hasta el 30 de mayo el I Congreso Virtual Digestivo, señala que "algunos de los nuevos requisitos y/o necesidades que ha traído la pandemia por COVID-19 han venido para quedarse, presentando un nuevo contexto en el que no cambia el contenido, pero si las formas".

En un comunicado recuerdan que la protección del personal es uno de los puntos clave en este nuevo entorno para las unidades de endoscopia, ya que es necesaria para realizar un trabajo seguro para los sanitarios y para el paciente. "Con la nueva situación se ha puesto de manifiesto la necesidad de utilización de los equipos de protección individual (EPI) para evitar que los especialistas se conviertan en transmisores entre pacientes y con el resto del personal", explican.

"Hay que trabajar para que se respeten los tiempos propuestos por los expertos y poner en valor el trabajo de los especialistas. Estos tiempos están muy analizados y no puede suceder, como estaba ocurriendo hasta antes de la pandemia, que cada hospital tenga un tiempo diferente para la realización de cada prueba dependiendo de la presión de los directivos y sus listas de espera", ha señalado el doctor Fernando Alberca de las Parras, especialista en Aparato Digestivo y experto de la SEPD.

Por ello, SEPD recomienda implantar unos protocolos para
realizar estudios de COVID-19 previos a los pacientes que van a ser sometidos a endoscopias (o al menos las de vías altas) y llevar a cabo estudios de seroprevalencia al personal.

Asimismo, se apuesta por revisar las solicitudes y las indicaciones de las pruebas. En este sentido, los estudios multicéntricos apuntan que el 13% de los procedimientos no son los apropiados, por lo que se plantean las posibles causas y la forma de ajustarse a las indicaciones.

Son especialmente sensibles las indicaciones en pacientes jóvenes, los pacientes con síntomas inespecíficos y las endoscopias de control o seguimiento. "Esta nueva situación está provocando que se fiscalicen más que antes las endoscopias que se realizan, para valorar si se están haciendo las endoscopias relacionadas con las indicaciones establecidas o, si sencillamente, se están indicando mal" apunta Alberca.