Actualizado 17/04/2013 14:38:38 +00:00 CET

La SEPD elabora un decálogo en defensa de las personas que sufren adicciones y otros trastornos mentales

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) ha elaborado un decálogo de medidas en defensa de este colectivo de personas, que se caracterizan por padecer adicciones y trastornos mentales de manera simultánea, al objeto de dar a conocer la "especial situación" de estos enfermos y como instrumento de "referencia" tanto a los afectados como a sus familiares.

En el marco del Día Europeo de los Derechos de los Pacientes, que se celebra este jueves 18 de abril, la SEPD ha advertido de que, pese a que al menos siete de cada diez pacientes que consultan por un Trastorno por Uso de Sustancias (TUS) presenta otro trastorno psicopatológico, la patología dual "continúa siendo una gran desconocida" por la sociedad.

Tanto es así, aseguran desde la citada sociedad científica, que en España aún no existe ninguna asociación de pacientes que agrupe a las personas que padecen adicciones y trastornos mentales de manera simultánea.

Por ello, han elaborado un decálogo de medidas "al que estos pacientes tienen derecho" en el que reclaman la necesidad de que estas personas recibir un tratamiento "en condiciones de igualdad". Así, entiende que los pacientes con patología dual deben integrarse en la red normalizada de salud, "donde su adscripción natural es la red de salud mental, que debería habilitar circuitos y dispositivos específicos que atiendan su especificidad".

Como segunda gran medida, reclaman que estas personas no sean excluidas socialmente y se evite el estigma, "doble en este caso", que comporta el padecer una adicción y otro trastorno mental. "Los profesionales deben promover toda clase de actuaciones encaminadas a la mejora de las condiciones físicas, mentales y de calidad de vida de las personas afectadas por esta patología, que por su misma naturaleza presentan un alto riesgo de exclusión social", argumentan.

La tercera medida que recoge este decálogo es la necesidad de estar informados. Así, defienden la difusión del conocimiento de los avamces en este campo a pacientes, familias, cuidadores, comunidad científica y sociedad en general.

"Los pacientes necesitan información de calidad, contrastada y según criterios de acreditaciones explícitos y proporcionados por profesionales sanitarios", prosiguen desde la SEPD, que pide "pluralidad" de las fuentes y y que la información sea "en un lenguaje inteligible y adaptado a la capacidad de entendimiento de los pacientes".

Como cuarta demanda aluden al asesoramiento y asistencia a los pacientes y sus familiares, a las asociaciones y a los organismos públicos o privados relacionados con ella.

En quinto lugar, piden una formación de los profesionales que en la clínica diaria trabajan con personas afectadas por patología dual, conductas adictivas y otros trastornos mentales. "Formación específica que no constituye la suma de las dos situaciones clínicas", puntualizan desde la SEPD, al tiempo que demandan una atención especial a diferentes comorbilidades médicas y/o psiquiátricas.

Como sexta demanda solicitan participar activamente en los tratamientos, procurando y trabajando su autonomía. En un séptimo punto de este decálogo, esta sociedad científica se refiere a la importancia de un diagnóstico correcto "de acuerdo al conocimiento científico actual".

"Las neurociencias, en constante desarrollo, van aportando nuevos conocimientos y paradigmas sobre las enfermedades mentales que los clínicos deben conocer. Y los pacientes deben disponer del doble diagnóstico", argumentan.

Como octava medida a tener en cuenta aluden al mantenimiento de la calidad de los diagnósticos, terapias y tratamientos, además de, si es posible, "mejorarla sin que las restricciones presupuestarias atenten contra la calidad de los servicios y de las prestaciones".

EVITAR EL SÍNDROME DE LA PUERTA EQUIVOCADA

Como penúltimo punto hacen referencia a la necesidad de evitar el denominado 'síndrome de la puerta equivocada', "donde los pacientes no encuentran acceso adecuado a su patología dual y deambulan entre la red de salud mental y la actual red de drogodependencias, que muchas veces no tienen una coordinación fluida ni comparten la misma ideología de tratamiento".

Cierra este decálogo de medidas de mejora el "derecho" a que se promueva la investigación en patología dual, tanto básica como clínica, para que revierta en los pacientes.