Publicado 20/05/2020 11:58:55 +02:00CET

SEPAR recomienda implantar programas de rehabilitación respiratoria en domicilios

Personal sanitario de la Unidad de Hospitalización a Domicilio (UHAD) atendiendo un paciente
Personal sanitario de la Unidad de Hospitalización a Domicilio (UHAD) atendiendo un paciente - ANNA SURINYACH/HOSPITAL GERMANS TRIAS DE BADALONA

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha recomendado promover los programas de Rehabilitación Respiratoria a domicilio, mientras la situación de la pandemia actual no esté controlada, pero reconoce que algunos de los pacientes necesitarán ser atendidos en las Unidades de Rehabilitación Respiratoria de los centros sanitarios.

En concreto, entre los pacientes que serán admitidos a rehabilitación respiratoria, la organización ha señalado que se prevén pacientes que han superado la Covid-19, en los que esta terapia es más efectiva en los primeros meses de su recuperación.

"La recomendación principal es no realizar rehabilitación respiratoria grupal en pacientes con sospecha o diagnóstico de coronavirus, en los que se deberán realizar las recomendaciones de rehabilitación respiratoria domiciliarias que procedan", ha dicho la directora del Programa de Investigación en Rehabilitación Respiratoria de SEPAR, Pilar Cejudo.

Entre las sugerencias a implementar están instruir a los pacientes en técnicas con dispositivos de automanejo que este pueda utilizar en su domicilio, para evitar la generación de aerosoles en el gimnasio. Así, en el entorno asistencial, las recomendaciones se dirigen a la Unidad y Área Terapéutica de Rehabilitación Respiratoria (RR).

Dos de las principales medidas al respecto se refieren a habilitar una sala con un espacio suficiente que permita una distancia mínima de 3 metros entre pacientes y a espaciar las sesiones 30 minutos para poder limpiarla, entre pacientes.

"Es indudable que la distancia mínima de 3 metros condicionará la capacidad de los pacientes que podamos tratar simultáneamente por sesión, pero este requisito se puede facilitar mediante el uso de pantallas o paneles de metacrilato", ha precisado Cejudo.

El resto de recomendaciones para garantizar la limpieza, desinfección y seguridad del área pasan por colocar de dispensadores con solución hidroalcohólica en la entrada de la unidad; disponer de cajas con pañuelos de papel de un solo uso y contenedores de residuos con apertura de tapa por pedal por cada sala; contar con una ventilación adecuada por sala y, si es posible, mantener siempre las ventanas abiertas; o evitar que en la sala haya material que no sea de los equipos de rehabilitación.

RECOMENDACIONES PARA PACIENTES EN EL ÁREA TERAPÉUTICA

Otras recomendaciones se refieren a las medidas durante la atención a los pacientes antes, durante y después de las sesiones de rehabilitación respiratoria (RR), los materiales necesarios en el área terapéutica de RR en esta nueva etapa y cómo aplicar las técnicas de fisioterapia respiratoria y de entrenamiento muscular.

"Previo al inicio de la terapia, al paciente se le hará un breve cuestionario sobre sus síntomas respiratorios y, con fiebre o 2 de los otros síntomas, no podrá realizar la sesión programada ese día", ha destacado la doctora Cejudo.

En este 'check list' se le pregunta por sus síntomas en las últimas 24-48, tales como la fiebre, empeoramiento de la disnea, cambio de expectoración relativo a la cantidad o el color del esputo o síntomas digestivos, cansancio o malestar general.

"Al entrar en las sesiones de RR, todos los pacientes deberán llevar una mascarilla quirúrgica durante la sesión de RR, pudiéndose valorar el uso de pantallas faciales como alternativa, si a algún paciente le resulta muy incómoda la mascarilla durante el ejercicio; los pacientes con oxigenoterapia también deberán colocarse la mascarilla, en su caso sobre la interfase utilizada, ya sea esta la de gafas nasales u oxigenoterapia de alto flujo", ha detallado Cejudo.

En cuanto al uso de guantes y de pulsioxímetro individual durante la sesión de RR, los de clip de oreja o los que utilicen sensores de frente permiten al paciente llevar guantes, mientras que los de tipo dedil también se podrán usar, pero sin guantes y limpiándolos con una compresa impregnada en solución desinfectante o con toallitas virucidas, tras cada sesión.

Durante la rehabilitación, dada la posibilidad de generar aerosoles, se recomienda que el trabajador esté colocado detrás y en el lateral del paciente, provisto de bata impermeable o bata simple/delantal de plástico, además de gorro, mascarilla FPP2 o FPP3, gafas/pantalla y guantes de nitrilo. Asimismo, SEPAR ha señalado que la dirección del aire exhalado por el paciente debe ir en la dirección contraria al trabajador.

Finalizada la rehabilitación, el paciente debe retirarse los guantes y depositarlos en un contenedor con tapa, realizar la higiene de manos e irse con la mascarilla puesta hasta abandonar el centro. Del mismo modo, es recomendable que la mantenga durante el trayecto de vuelta a su domicilio.

"Todas estas medidas recomendadas deben realizarse siempre al finalizar cada sesión. Además, vamos a tener que ser muy meticulosos tanto con la limpieza durante la jornada, con antiséptico virucida, de todos los componentes y aquellas superficies que hayan estado en contacto con los pacientes, como con la limpieza y desinfección al finalizar la jornada", ha recalcado la doctora.

Por otra parte, las recomendaciones de SEPAR detallan el listado de material que no debería faltar en las unidades de RR como las mascarillas quirúrgicas para facilitar la llegada a la unidad, dispensadores con solución hidroalcohólica, cajas con guantes de nitrilo y de pañuelos de papel de un solo uso, contenedores de residuos con apertura de tapa por pedal o contenedores para residuos biológicos clase III; bayetas con antisépticos o para impregnar con desinfectantes, toallitas desechables con antiséptico virucida, EPIs y batas quirúrgicas, y mascarillas oronasales que se adapten a cámara espaciadora disponible, para la administración de broncodilatadores de rescate, en caso necesario.

Y, por último, incluyen un conjunto de recomendaciones para técnicas de fisioterapia respiratoria de entrenamiento de los músculos inspiratorios, sobre el que se insta a instruir al paciente para que lo haga en su domicilio y, de hacerse en el hospital, a usar filtros antivirales, que pueden adaptarse a algunos dispositivos; o el entrenamiento de la fuerza y el aeróbico.

Contador

Para leer más