Publicado 29/03/2022 10:52

SEOR apunta que la radioterapia evita en ciertos casos las bolsas de colostomía en cáncer colorrectal

Archivo - Cáncer de colon, intestino
Archivo - Cáncer de colon, intestino - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / LIGHTFIELDSTUDIOS

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) ha destacado que la radioterapia sigue siendo una herramienta "fundamental" en el tratamiento curativo del cáncer colorrectal en sus diferentes fases, gracias a los desarrollos tecnológicos y los avances científicos de los últimos años, aumentando la supervivencia, tratando el dolor y mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Con motivo del Día Mundial del Cáncer Colorrectal, que se conmemora el 31 de marzo, SEOR detalla que los tres pilares básicos del tratamiento del cáncer colorrectal son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. La radioterapia es un tratamiento personalizado fundamental en la curación de tumores de recto que no han desarrollado metástasis, pero son grandes o han infiltrado los ganglios cercanos.

Según ha explicado el doctor Ovidio Hernando, coordinador del Grupo de trabajo de tumores digestivos de la SEOR y oncólogo radioterápico del Hospital Universitario HM Sanchinarro y del Hospital Universitario HM Puerta del Sur (Madrid), "en casos muy seleccionados, es incluso capaz de curar el tumor evitando realizar amputaciones quirúrgicas que conllevan la utilización permanente de bolsas de colostomía que restan calidad de vida y que tanto preocupan a nuestros pacientes".

En personas que han desarrollado metástasis de cáncer colorrectal, "la radioterapia puede ser una alternativa muy eficaz para el tratamiento de metástasis hepáticas, pulmonares o ganglionares, algo que, en casos con un número limitado de metástasis, ha demostrado aumentar su supervivencia", explica el doctor Hernando. Además, la radioterapia también puede ser útil en algunos pacientes "mejorando su calidad de vida al utilizarse para controlar síntomas como el dolor o el sangrado".

Se estima que en 2022 el cáncer con más frecuencia diagnosticado en España en ambos sexos será el de colon y recto, con 43.370 nuevos casos. El riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal depende de ciertos factores no modificables, como son la historia familiar o personal y los síndromes genéticos, y de otros modificables sobre los que podemos actuar.

Una dieta rica en carnes rojas y procesadas y grasas saturadas y pobre en fibra, frutas y verduras aumenta el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Las dietas equilibradas, como la mediterránea, podrían prevenir su aparición. Otros factores modificables que aumentan el riesgo de cáncer de colon son: la obesidad, la falta de actividad física y el consumo de alcohol y tabaco.

El doctor Hernando sostiene que "si bien la prevención primaria, evitando los factores de riesgo antes mencionados, puede reducir su incidencia, es primordial disponer de métodos de detección precoz para la población general".

Actualmente, la realización de análisis de sangre oculta en heces y las colonoscopias "permiten la prevención del cáncer colorrectal mediante la extirpación de lesiones precursoras del cáncer o el diagnóstico del tumor en sus etapas más iniciales permitiendo un mayor éxito en su tratamiento y curación".

Más información