Actualizado 04/05/2020 13:37 CET

Seis sociedades científicas proponen medidas para una desescalada "con garantías"

Ciudadanos guardando cola en una tienda de pinturas durante el tercer día de la desescalada del Gobierno y el inicio de la semana octava del estado de alarma decretada por la crisis del coronavirus, en Sevilla (España), a 4 de mayo de 2020.
Ciudadanos guardando cola en una tienda de pinturas durante el tercer día de la desescalada del Gobierno y el inicio de la semana octava del estado de alarma decretada por la crisis del coronavirus, en Sevilla (España), a 4 de mayo de 2020. - Eduardo Briones - Europa Press

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo 

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Las sociedades españolas de Medicina Interna (SEMI), Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y Médicos Generales y de Familia (SEMG) han propuesto una serie de medidas para evitar la congestión de los servicios de atención hospitalaria y Primaria durante la etapa de desescalada.

A nivel asistencial, insisten en que se debe seguir atendiendo pacientes con enfermedad por coronavirus y, a la vez, tratar a los pacientes crónicos y/o pluripatológicos que han estado confinados sin un seguimiento médico estrecho por el estado de alarma, pese a los esfuerzos realizados por Atención Primaria (AP).

En el campo epidemiológico, ven "primordial" facilitar a los médicos de familia y atención hospitalaria el acceso "inmediato" a las pruebas diagnósticas y así promover la detección temprana de los casos posibles y proceder a su confinamiento y cuarentena. Asimismo, piden implantar el seguimiento continuo tanto para el diagnóstico como el seguimiento inmunitario de los sanitarios con especial énfasis en aquellos que atienden directamente pacientes.

También reclaman asegurar "las medidas de protección necesarias, que incluye EPI a sanitarios", junto con dar directrices "claras" a la población sobre la reducción de las consultas presenciales y la necesidad de seguir respetando las medidas de protección colectiva.

En materia de recursos humanos, indican que las necesidades de atención aplazadas durante el confinamiento, junto con el seguimiento de casos Covid-19, darán lugar a un "incremento de presión asistencial, lo que unido a un menor número de profesionales (infectados durante la pandemia, vacaciones y días de asuntos propios del personal médico y residentes R1 sin fecha de incorporación) pueden generar demoras inaceptables y un importante deterioro de la calidad asistencial".

Así, piden renovar contratos al personal involucrado en la atención del Covid-19, mantener la prórroga prevista de residentes de último año y contratarlos como adjuntos con contratos acordes a su nueva categoría profesional. Asimismo, apuestan por valorar la ampliación de plantillas en todos los ámbitos sanitarios, hospitalarios y extrahospitalarios, que aseguren la respuesta en esta nueva fase de la pandemia.

Para leer más