Seis países europeos prohíben o tienen fuertes restricciones contra el aborto, según CRR

Publicado 27/11/2019 14:24:32CET
Protestas en favor de la despenalización del aborto en Quito
Protestas en favor de la despenalización del aborto en Quito - REUTERS / DANIEL TAPIA - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Más del 95 por ciento de las mujeres europeas en edad reproductiva viven en países donde las leyes permiten el aborto, según un nuevo informe publicado por el Centro para los Derechos Reproductivos (CCR). Sin embargo, este derecho todavía está prohibido o extremadamente restringido en seis países europeos.

El informe, titulado 'Leyes europeas sobre el aborto: una visión general comparativa', describe que la tendencia en Europa es "hacia una reforma liberalizadora positiva y progresiva", como la reciente legalización del aborto en Chipre, Irlanda e Islandia.

A pesar de todo, también advierte de que sigue habiendo un "riesgo considerable de intentos de revertir los derechos al aborto", como las propuestas actuales en el Parlamento eslovaco, que introducirían requisitos obligatorios "extremos" antes de la interrupción del embarazo, que "son contrarios a los principios y leyes internacionales de derechos humanos".

Treinta y nueve países han legalizado el aborto sin la necesidad de un médico u otra autoridad para certificar una razón particular para el aborto. Dos países (Finlandia y Reino Unido) han legalizado el aborto por razones sociales amplias.

Otros seis países, sin embargo, mantienen leyes de aborto altamente restrictivas: Andorra, Malta y San Marino no permiten el aborto en ninguna circunstancia; Liechtenstein lo autoriza solo cuando la vida o la salud de la mujer está en riesgo, o cuando el embarazo es producto de una agresión sexual; Mónaco y Polonia solo cuando la vida o la salud de la mujer está en riesgo, después de una agresión sexual o cuando se ha detectado una anomalía fetal severa.

Algunos países han establecido límites de tiempo para el aborto entre 18-24 semanas de embarazo, mientras que otros establecen estos límites alrededor del final del primer trimestre del embarazo. Todas las leyes de estos países permiten el acceso más adelante en el embarazo en circunstancias específicas, como cuando la salud o la vida de una mujer están en riesgo, y aquí la práctica estándar no es imponer ninguna limitación de tiempo.

A pesar de haber legalizado el aborto, el Centro de Derechos Reproductivos lamenta que algunos países europeos han mantenido una serie de normas y leyes que "pueden impedir y retrasar el acceso de las mujeres al aborto", como períodos de espera obligatorios entre la fecha en que se solicita un aborto por primera vez y la fecha en que puede tener lugar; leyes que obligan a las mujeres a someterse a asesoramiento; plazos cortos y rígidos para acceder al aborto; o la
criminalizar de mujeres o profesionales médicos que actúan fuera del marco legal.

"Las mujeres en Europa han luchado durante mucho tiempo por los derechos legales para acceder a la atención del aborto. Como demuestran los recientes acontecimientos en Polonia y Eslovaquia, estos derechos pueden verse amenazados arbitrariamente por los intentos de introducir nuevas barreras o reducir la legalidad del aborto, y debemos estar siempre atentos", ha comentado la directora regional para Europa del Centro de Derechos Reproductivos, Leah Héctor.

Contador