Publicado 25/11/2021 12:28CET

SEICAP lamenta la "normalización" de muchas familias ante la gravedad de la dermatitis atópica

Archivo - Un niño con dermatitis atópica en una imagen de archivo.
Archivo - Un niño con dermatitis atópica en una imagen de archivo. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DELFINKINA - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha advertido de la "normalización" que muchas familias realizan de la dermatitis atópica y apuntan a que subestiman la enfermedad al no llevar a los hijos al especialista.

Así lo ha puesto de manifiesto con motivo del Día Nacional de la Dermatitis Atópica, que se celebra el sábado 27 de noviembre. "Es cada vez más frecuente que las familias terminen por considerar que el picor y las molestias de la dermatitis atópica son algo habitual, es decir, que normalicen la situación y no traten la enfermedad, lo que acaba por empeorar la situación de los niños", ha criticado la doctora Mercedes Escarrer, coordinadora del Grupo de Trabajo de Dermatitis Atópica y Alergia Cutánea de la SEICAP.

Al respecto, la sociedad científica ha destacado la necesidad de sensibilizar a la población para que conozcan cómo se manifiesta la dermatitis atópica y así acudan al pediatra, que será el encargado de "realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz para poder prevenir los brotes de dermatitis y mejorar la calidad de vida del niño o niña con eccema".

En este sentido, SEICAP apunta que la dermatitis atópica es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños, con una prevalencia de entre el 15 por ciento y el 30 por ciento en la población infantil, según sus propios datos. Además, añaden que un 60 por ciento de los casos son diagnosticados antes del año y en torno al 85 por ciento debutan antes de los cinco años de vida.

Uno de los principales factores que más influyen en la enfermedad es el frío, que provoca la aparición de brotes de dermatitis y reseca de forma rápida la piel y provoca daños en la barrera cutánea. Por ello, recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura y las temperaturas extremas, ventilar las habitaciones diariamente y tener precaución al salir de casa para limitar el impacto del frío.

Además, el uso de mascarillas y geles hidroalcohólicos pueden agravar la enfermedad. "En los niños con diagnóstico de dermatitis
atópica no es recomendable el uso de geles hidroalcohólicos porque pueden agravar los signos propios de la enfermedad como la sequedad, la descamación o la irritación. Por lo tanto, debe priorizarse en su caso el lavado con agua y jabón", ha señalado la doctora Escarrer.

En el caso de las mascarillas, la profesional explica que, debido al contacto continuo y a la humedad que se genera a causa de la respiración, esto hace que aparezcan brotes de eccemas que genera mucho prurito. "En estos casos, siempre que estén al aire libre y sea necesario llevar mascarilla, es recomendable emplear mascarillas de algodón o tejidos naturales que faciliten la transpiración y que ocasionen el menor daño sobre la piel de los niños", ha aconsejado.

Contador