Publicado 01/07/2021 18:14CET

En la segunda ola la presión asistencial en AP alcanzó las 55 consultas de media al día en varias CCAA

Archivo - Mujer con mascarilla mira a través de una ventana.
Archivo - Mujer con mascarilla mira a través de una ventana. - LUCALORENZELLI/ISTOCK - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) acaba de publicar un estudio que muestra que en plena segunda ola de la Covid-19, de noviembre de 2020, la presión asistencial en Atención Primaria alcanzó las 55 consultas de media al día e Extremadura, Castilla y León, Aragón y Murcia.

El estudio, en el que se visibiliza la actividad desarrollada en Atención Primaria durante los distintos momentos del ciclo pandémico y pone de manifiesto la ingente actividad asistencial desarrollada por el conjunto de médicos de familia, también pone cifra a la actividad sostenida en los Centros de Salud de Madrid, que mantiene medias por encima de los 40 actos médicos al día por médico de familia desde hace más de un año.

Este estudio complementa la encuesta realizada en marzo de 2020 en el que los datos apuntaban a una media nacional de 35-40 pacientes atendidos al día en consultas por las y los Médicos de Familia en Atención Primaria durante la primera ola epidémica.

"La Atención Primaria ha estado trabajando para contener la pandemia, pero ha sido y sigue siendo invisible a los ojos de la Administración y la población", señala Salvador Tranche, autor del estudio y presidente de la semFYC, quien aclara tajante que "la Atención Primaria no ha estado cerrada, nunca ha estado cerrada".

Los autores del artículo señalan que con la llegada de la desescalada, en Atención Primaria "la COVID-19 seguía presente, y ahora se acompañaba de la reaparición de las demandas aplazadas de nuestros pacientes. Era preciso recuperar la demora en la atención de las enfermedades crónicas o las enfermedades emergentes".

Este escenario supuso un aumento muy significativo de la actividad asistencial durante el período estival, que se mantuvo con unas ratios muy elevadas, con una media de 43 consultas/Médico de Familia/día en la mayoría de las CCAA, que se distribuían en 32,5 por atenciones telemáticas MF/día, y 10 visitas presenciales/MF/día.

En este periodo, Extremadura (58 pacientes al día, de media, por médico de familia), Aragón (50), Madrid (50), Castilla-La Mancha (47), Murcia (45) y Castilla y León (45), registraron un sustancial aumento de la actividad.

ACTIVIDAD EN LA SEGUNDA OLA

Después del verano, los datos de afectación se recrudecieron en todo el territorio, a pesar de que los meses estivales no dieron tregua en varias comunidades. Durante este periodo la Atención primaria había asumido la realización de las pruebas diagnósticas, PCR, y el 80% disponía de test rápidos de antígenos (TAR), mientras que los test serológicos tenían una implantación escasa; al mismo tiempo, parte de la actividad burocrática y de escaso valor de AP se había reorganizado.

Sin embargo, durante ese periodo también se incorporan los equipos de atención primaria a la campaña de vacunación de la gripe, a los seguimientos de contactos y a los cribados en centros escolares y centros sociosanitarios.

Así, en noviembre de 2020, hay 4 comunidades que asumen de media 55 visitas (entre presenciales, domiciliarias y telefónicas) al día por médico de familia: Aragón, Castilla y León, Extremadura y Murcia. Por su parte, Asturias, Castilla-la Mancha y la Comunidad Valenciana se encuentran en los 50 actos médicos al día y el resto asumen 40 pacientes al día. La excepción es la que marca Galicia, que asume 35 pacientes diarios.

La primera oleada de la citada encuesta se publicó en abril de 2020 y ponía de manifiesto que la elevada actividad en las consultas de respiratorio. Uno de los datos más significativos de este periodo es el elevado dato de actividad asistencial desarrollada en Madrid, La Rioja y Cataluña, con 45, 33 y 32 con seguimiento domiciliario y con cuadro clínico de COVID atendido de media por cada médico de familia.

"El dato más impactante de estos resultados es el elevado número de pacientes con criterios clínicos de COVID-19, que eran diagnosticados por MF y que seguían en su domicilio. Pacientes que no precisaron hospitalización y que en la semana evaluada suponían una media de 37 pacientes por cada médico de familia", señalan los responsables del estudio.

"Se trata del amplio grupo de pacientes invisibles a las estadísticas y que recibían el soporte, acompañamiento y control en su domicilio, de forma telemática por parte de su equipo de Atención Primaria, evitando visitas innecesarias a urgencias hospitalarias", concluyen.

Contador