Save the Children alerta que de que la salud de las embarazadas y neonatos corre peligro en Costa de Marfil

Actualizado 11/04/2011 16:54:36 CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Save the Children ha alertado de que la salud de al menos 1.350 embarazadas, mujeres lactantes, y cientos de recién nacidos corre peligro en Duekoué, el campo de desplazados más grande de Costa de Marfil, debido a que el agua potable está muy limitada y las mujeres apenas tienen la suficiente para lavar a sus bebés después del parto, lo que dispara el riesgo de infecciones, según ha informado la organización.

Además, ha señalado que las mujeres que consiguen ayuda médica para dar a luz en el campamento, lo hacen en un espacio mínimo, con muy poca intimidad --sólo una fina cortina las separa de la sala de espera--, mientras que otras "dan a luz solas, sin ayuda profesional, poniendo sus vidas y las de sus bebés en grave peligro".

En este sentido, ha advertido de que la ayuda a las embarazadas y a los recién nacidos es muy escasa en el campamento, en donde "sólo se cuenta con tres matronas, quienes trabajan con una cantidad muy elevada de pacientes y escaso material estéril, como guantes o tijeras". "Tampoco hay ambulancias ni equipos de emergencia disponibles si algo va mal en el parto y, aunque el hospital está abierto,las personas no se atreven a salir de sus casas", según cita una nota de prensa de la organización.

El director de Save the Children en Costa de Marfil, Guy Cave, ha explicado que "las madres están dando a luz en pésimas condiciones de higiene". "Nos tememos que muchas no busquen ayuda y estén dando a luz solas. Un parto en esas condiciones puede provocar infecciones mortales tanto para la madre como para el bebé", agrega.

Concretamente, Save the Children ha precisado que la falta de alimento empeora además las condiciones de vida de las madres y los bebés, ya que muchas embarazadas "no están comiendo lo suficiente para poder dar leche materna a sus bebés, dejándoles vulnerables a enfermedades infecciosas o diarreas, y poniendo en peligro sus propias vidas".

Finalmente, la organización ha anunciado que está poniendo en marcha un programa de formación de matronas y trabajará en clínicas para asegurar que las madres y sus bebés reciban el mejor cuidado en las áreas más afectadas por la violencia Costa de Marfil.