Sanidad recomienda hacer una anamnesis detallada antes de prescribir metamizol para evitar la agranulocitosis

Publicado 30/10/2018 18:02:20CET

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha recomendado realizar una anamnesis detallada a los pacientes a los que se vaya a prescribir metamizol para evitar la aparición de agranulocitosis.

Se trata de un analgésico y antipirético comercializado desde hace más de 50 años en España con diferentes nombres comerciales, indicado en distintas situaciones que cursan con dolor agudo moderado a severo, y como antipirético cuando otras alternativas no son eficaces.

Entre sus posibles reacciones adversas, la aparición de agranulocitosis o de neutropenia es conocida y, aunque de frecuencia muy baja, es una reacción grave que puede llegar a producir la muerte del paciente. En este sentido, la información de los casos notificados en España indica que su número se ha incrementado en los últimos años de forma paralela al aumento del consumo de este analgésico.

Sin embargo, y tras la revisión de los casos de agranulocitosis notificados en el Sistema Español de Farmacovigilancia y el consumo de metamizol en España, la AEMPS ha informado de que los datos disponibles no posibilitan el cálculo de la incidencia de aparición, por lo que es probable que exista una "importante infranotificación" al ser una reacción adversa conocida.

"Los datos confirman también el mayor riesgo en pacientes de edad avanzada, algo ya conocido. Aunque esta reacción adversa puede aparecer en cualquier momento del tratamiento, en más de la mitad de los casos notificados en los que se dispone información, la duración del mismo fue superior a una semana", ha dicho el organismo.

De hecho, ha explicado de que, el uso de metamizol en España, en base a los datos de prescripción con cargo a recetas del Sistema Nacional de Salud se ha duplicado en los últimos 10 años, siendo el aumento "más acusado" en los 5 últimos ya que, por ejemplo, en 2013 y 2017 se dispensaron en este ámbito 14,6 y 22,8 millones de envases de cápsulas respectivamente.

Aunque se ha discutido desde hace años sobre una mayor susceptibilidad para la agranulocitosis en la población del norte de Europa y se han estudiado ciertos factores genéticos, la AEMPS ha avisado de que con la información disponible no se puede "ni descartar ni confirmar" un mayor riesgo en poblaciones con características étnicas específicas.

Por todo ello, ha recomendado utilizar metamizol solo para tratamientos de corta duración a las dosis mínimas eficaces, vigilando la aparición de sintomatología indicativa de agranulocitosis, y, si es necesario un tratamiento prolongado, realizar controles hematológicos periódicos incluyendo fórmula leucocitaria.

Finalmente, el organismo ha recomendado informar al paciente de que interrumpa el tratamiento en casos de aparición de signos o síntomas sugestivos de agranulocitosis, así como no utilizar metamizol en pacientes en los que no sea posible realizar controles.

Contador