Publicado 09/06/2020 19:06CET

Sanidad estudia, tras recomendarlo la OMS, rebajar la cuarentena de 14 a 10 días

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), el doctor Fernando Simón, en rueda de prensa en Moncloa
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), el doctor Fernando Simón, en rueda de prensa en Moncloa - MONCLOA

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades sanitarias españolas están estudiando rebajar el periodo de cuarentena de una persona infectada por el nuevo coronavirus de 14 a 10 días, después de que así lo haya recomendado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así lo ha adelantado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien ha informado de que hay cada vez "más evidencia científica sólida" de que las personas con síntomas leves de Covid-19 dejan de transmitir la enfermedad a partir de séptimo día, por lo que, de ser así, la cuarentena se podría reducir a los 10 días.

"Hay cada vez más evidencia de que a partir del día 7 los casos leves no transmiten la enfermedad y, además, lo ha recomendado la OMS", ha argumentado Simón, para informar de que la cuarentena de 14 días se estableció según la evidencia científica obtenida con el coronavirus SARS 1.

En este sentido, el experto ha reconocido que este asunto ha sido discutido en varios órganos internos del Ministerio de Sanidad y se sigue estudiando con el objetivo de saber qué opción es "más segura" y más puede favorecer al control de la epidemia en España.

No obstante, ha comentado que es "posible" que se cambie la recomendación de permanecer 14 días en cuarentena a 10 días. "Es posible que se modifique porque es muy probable que el contagio en los casos leves no se produzca a partir del séptimo o décimo día", ha zanjado.

Finalmente, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias se ha referido a la obligatoriedad, una vez finalizado el estado de alarma, de usar las mascarillas en lugares públicos, insistiendo en que es un "método más de control" del virus. "La mejor mascarilla son dos metros de distancia", ha zanjado.