Publicado 03/11/2021 12:42CET

Sanidad aprueba 'Jyseleca' (Galapagos) para el tratamiento de artritis reumatoide de moderada a grave

Rueda de prensa de presentación de 'Jyseleca'.
Rueda de prensa de presentación de 'Jyseleca'. - GALAPAGOS

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Galapagos España ha anunciado la aprobación de 'Jyseleca' (filgotinib) por parte del Ministerio de Sanidad, indicado para el tratamiento de la artritis reumatoide de moderada a grave en personas que no han respondido bien o son intolerantes al tratamiento de primera línea; es decir, entre un 20 y un 30 por ciento del total de pacientes.

Se trata de un fármaco de tratamiento oral y de un solo comprimido de 200 miligramos al día. Sin embargo, se recomienda una dosis inicial 100 miligramos para pacientes de 70 años o mayores y para personas con insuficiencia renal moderada o grave. Asimismo, desde la compañía han anunciado que ya se está investigando en otras patologías inflamatorias, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

Por su parte, el director general de Galapagos España, Carlos Hoyo, ha expresado que 'Jyseleca', aprobado por la Agencia Europea del Medicamento en septiembre de 2020, es el primer medicamento de la compañía con precio y reembolso en el Sistema Nacional de Salud. "Este tratamiento innovador llega para marcar una diferencia real para los pacientes", afirma.

CUBRIR NECESIDADES MÉDICAS QUE TODAVÍA NO ESTÁN CUBIERTAS

En concreto, filgotinib es un inhibidor preferente de JAK-1, una vía de señalización celular clave en el proceso inflamatorio. "Filgotinib inhibe de forma preferente la vía de la JAK1 que está implicada en la producción de citoquinas proinflamatorias y, por tanto, tiene un papel relevante en enfermedades como la artritis reumatoide", explica el doctor Fernando Osorio, director médico de Galapagos España.

Al respecto, explica que el hecho de que actúe de manera preferente sobre esta vía y no tanto sobre otras vías de señalización podría ser "determinante del perfil de seguridad que ha demostrado".

Durante el desarrollo clínico se han analizado más de 3.800 pacientes tratados en los programas fase 3 'Finch' y fase 2 'Darwin'. De hecho, "filgotinib demostró también una rápida actuación, con un alivio de los síntomas a partir de la semana 2 y una eficacia mantenida hasta las 52 semanas, según las variables de respuesta clínica, desempeño físico y progresión radiográfica", apunta el doctor Osorio.

En todos los estudios fase 3, una proporción significativamente mayor de pacientes tratados con filgotinib 200 miligramos más MTX u otro fármaco antirreumático modificador de la enfermedad alcanzó baja actividad de la enfermedad y/o la remisión en las semanas 12 y 24, en comparación con placebo o MTX.

"Los tratamientos actuales han mejorado enormemente el abordaje de la artritis reumatoide; no obstante, muchos pacientes no consiguen alcanzar la remisión en primera instancia o pierden eficacia a lo largo del tiempo", asegura el doctor Osorio. "Se necesita seguir apostando por la investigación en esta enfermedad y ofrecer a profesionales y pacientes tratamientos innovadores", añade.

Con esto último se encuentra de acuerdo el doctor Antonio Gómez Centeno, responsable del grupo de Artritis Reumatoide del Hospital Parc Taulí de Sabadell, jefe de servicio del Hospital Quirón Barcelona, e investigador principal de los ensayos 'Darwin' y 'Finch'.

"La artritis reumatoide es la enfermedad autoinmune articular más frecuente que existe; esto quiere decir que son nuestras propias defensas las que están causando la enfermedad, y esto condiciona el tratamiento", asegura el doctor.

"No solo afecta a las articulaciones, sino que afecta a todo el organismo, y es difícil de tratar porque estamos modulando nuestras defensas: a veces no llegamos y a veces nos pasamos y, si nos pasamos, tenemos efectos secundarios y causamos daño", abunda Gómez Centeno.

Por ello, recuerda que la artritis reumatoide es una enfermedad que discapacita, altera la calidad de vida, influye en el estado de ánimo, en la capacidad de descanso y en las relaciones sociales. "Por eso, los reumatólogos intentamos no solo tratar la inflamación de los pacientes, sino que esos pacientes se reincorporen a su vida como antes de tener la enfermedad. Es lo que llamamos remisión", ha aclarado el experto.

Así, detalla que, para él, la remisión tiene lugar cuando "los pacientes solo se acuerdan de su enfermedad porque se están tomando el tratamiento". El resto de su vida, asegura, puede estar mucho mejor o igual de lo que eran antes de tener su enfermedad.

UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA MILES DE PACIENTES

Por su parte, la portavoz de la Coordinadora Nacional de Artritis, (ConArtritis), María José Artero, ha celebrado que la investigación en la enfermedad siga progresando y que, desde hoy, se pueda ampliar el arsenal terapéutico para hacer frente a esta enfermedad.

"Nuestro papel no es valorar un tratamiento en concreto, pero es satisfactorio disponer de una nueva alternativa que pueda contribuir a mejorar nuestra autonomía y calidad de vida. Queremos ser independientes en las tareas del día a día y, a día de hoy, son muchas las personas que no lo son totalmente", explica la portavoz de ConArtritis.

Por último, Artero recuerda que la artritis reumatoide supone una carga extra de ansiedad y cansancio para las personas, especialmente las que se encuentran en edad académica o laboral y, que en el caso de las mujeres, donde hay más prevalencia, es bastante elevado el porcentaje de ellas que dejan su enfermedad en segundo plano porque se dedican, además, al cuidado de la familia, mayores o dependientes.

"En ConArtritis tratamos también de hacer que las personas que padecen la enfermedad se sientan comprendidas y acompañadas, por lo que les facilitamos el acceso a ciertos servicios como son la terapia psicológica o de rehabilitación, que contribuyen a mejorar su calidad de vida y reducir el alto sobrecoste que supone esta enfermedad", concluye.

Contador