Publicado 10/06/2020 14:11CET

El H. Ruber Internacional reanuda los tratamientos de reproducción asistida tras dos meses de interrupción

Hospital Ruber Internacional
Hospital Ruber Internacional - QUIRONSALUD - Archivo

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Ruber Internacional ha reanudado los tratamientos de reproducción asistida tras dos meses de interrupción, desde el pasado 13 de marzo, por la situación de la crisis sanitaria del COVID-19. El centro ha diseñado un modelo de circuitos diferenciados para que las personas que se van a someter a esta técnica de Reproducción Asistida lo hagan en circuitos seguros.

El doctor Yosu Franco, director de laboratorio y científico de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional, lanza un mensaje de tranquilidad a aquellas personas que estén pensando iniciar un proceso de Reproducción Asistida. "Esterilizamos de forma exhaustiva todas las zonas del centro y atendemos consultas informativas online para determinar las necesidades del paciente. Así reducimos las visitas y no prolongamos los tiempos de espera", explica.

Según la Directora Médica de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional y ginecóloga del equipo del doctor Rafael Jiménez, doctora Elena Carrillo de Albornoz, "las pacientes deben acudir al hospital provistas de mascarilla, no es aconsejable llevar guantes y a su llegada al centro se le proporcionará higiene de manos con solución hidroalcoholica".

Previamente, la paciente es informada sobre los pasos a seguir antes de personarse en el centro. En opinión de la doctora, se trata de hacer un testado clínico telefónico inicial que la paciente responde cómodamente desde su domicilio para descartar una posible infección por COVID-19. Si el cuestionario descarta sospecha clínica de COVID o de contacto cercano, el mismo día que viene a consulta se le realiza a una prueba de anticuerpos cuantificados previo al inicio del ciclo.

Si la IgM es +, aunque no tenga síntomas, se le recomienda posponer un mes el tratamiento. Si el cuestionario clínico es negativo y la IgM también, se inicia el proceso de estimulación (entre 10 y 12 días). Para finalizar con seguridad el proceso, "72 horas antes de la extracción de óvulos se somete a una PCR, tanto a la paciente como a su pareja, para asegurarnos que no haya infección activa por COVID-19".