Un robot permite operaciones de cáncer de pulmón menos invasivas en el Hospital Vall d'Hebron

El Hospital Vall d'Hebron opera cáncer de pulmón con el robot Da Vinci
HOSPITAL VALL D'HEBRON
Publicado 08/10/2018 18:16:17CET

Reduce la recuperación y el dolor postoperatorio con incisiones de ocho milímetros

BARCELONA, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha operado cáncer de pulmón con el robot de última generación Da Vinci por primera vez en Cataluña, con un procedimiento que minimiza el dolor postoperatorio y favorece una rápida recuperación, y permite una recuperación de tres días frente a la semana o hasta 10 días de procedimiento tradicional, más invasivo y lento.

Este robot permite la extracción de todo un lóbulo pulmonar a partir de pequeñas incisiones de ocho milímetros --en lugar de las de entre 15 y 20 centímetros y la apertura de las costillas de la cirugía tradicional--, y desde febrero ya se han tratado más de 20 pacientes con este procedimiento, ha explicado el hospital en un comunicado este lunes.

Este procedimiento posibilita "realizar incisiones de sólo ocho milímetros y extirpar a partir de ellas el lóbulo o la parte del lóbulo que esté afectada de cáncer", lo que permite reducir el dolor postoperatorio y la estancia hospitalaria y favorece la recuperación, ha explicado el médico del Servicio de Cirugía Torácica Alberto Jáuregui.

La técnica con este robot, que requiere la participación de cirujanos torácicos altamente especializados, también se ha incorporado en otras cirugías torácicas, como la resección de metástasis pulmonares y cirugías de la glándula tímica.

Se estima que se pueden beneficiar de esta nueva técnica entre el 30 y el 50 por ciento de los pacientes en el hospital con cáncer de pulmón potencialmente operables, siendo este cáncer la neoplasia más frecuente en hombres y la segunda más frecuente en mujeres, y cada año se detectan en el Estado más de 28.000 nuevos casos.

En 2011, Vall d'Hebron incorporó la técnica de 'videotoracoscopia' para el tratamiento quirúrgico de las resecciones pulmonares que permite operar con pequeñas incisiones a partir de las cuales se introducen hasta cuatro instrumentos quirúrgicos, y el uso de este robot representa un paso más en la mejora de la precisión en cirugía y la calidad de vida del paciente después de la intervención.

MATERIAL ESPECÍFICO

El aparato "incorpora material quirúrgico específico para la cirugía de cáncer de pulmón, un factor que es una novedad muy relevante", y está formado por tres elementos principales: una consola quirúrgica, el carro del paciente y la torre de visión.

La consola es donde está situado el cirujano, que controla desde aquí los instrumentos quirúrgicos mediante dos manipuladores y pedales, y le permite además ver el campo operatorio en tres dimensiones, facilitándole mover el instrumental dentro del paciente con mucha más precisión.

El carro del paciente tiene cuatro brazos móviles que intervienen directamente sobre éste y traducen los movimientos de la mano del cirujano, mientras que la torre de visión permite visualizar la cirugía mediante cámaras que ofrecen una imagen en alta definición.

Además, los brazos y la cámara que se introducen en el paciente son de sólo ocho milímetros de diámetro, y el aparato también incorpora un sistema de imagen fluorescente llamado 'Firefly' que permite una localización muy precisa de los nódulos pulmonares.

Utilizar este robot requiere una formación específica, y la cirujana torácica Laura Romero y Jáuregui han completado una formación en centros internacionales.

También se ha usado el robot en cirugías de metástasis pulmonar y de la glándula tímica para tumores en esta localización, así como en el tratamiento de enfermedades como la 'Miastenia Gravis', en las que "también se reduce el dolor postoperatorio y se acelera la recuperación de estos pacientes", ha remarcado Romero.