Publicado 19/04/2021 10:41CET

Reumatólogos resaltan que la ecografía evita molestias y reduce costes en vasculitis y enfermedad pulmonar

Archivo - Pulmones.
Archivo - Pulmones. - ROADLIGHT/PIXABAY - Archivo

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Usar la ecografía para el diagnóstico de vasculitis y enfermedad pulmonar evita molestias a los pacientes y reduce costes, según ha resaltado el doctor Eugenio De Miguel, reumatólogo en el Hospital Universitario La Paz (Madrid) y coordinador del 'II Curso de Ecografía Vascular y Pulmonar' de la Sociedad Española de Reumatología (SER), que cuenta con la colaboración de Bristol Myers Squibb y General Electric.

Hasta hace poco, el diagnóstico de certeza en la inflamación de la pared arterial (vasculitis) de vasos grandes, como la arteritis de células gigantes, se basaba en la biopsia de arteria temporal. Sin embargo, "actualmente en las unidades de Reumatología que dominan la ecografía, la biopsia solo se realiza en casos dudosos marginales", señala el doctor.

El experto apunta que el uso de la ecografía supone grandes ventajas, ya que, "implica menos molestias para el paciente y el coste pasa de unos 300 euros a unos 55 euros, con resultado inmediato y disminución de visitas para quitar puntos y recoger resultado de anatomía patológica de 5 a 15 días después".

Asimismo, este especialista de Reumatología apunta que cuando se empezó a utilizar esta técnica "el control se hacía previamente a la ecografía con la entrevista del paciente y análisis de laboratorio". "Sin embrago, hoy en día disponemos de todo eso, pero además podemos ver si ha disminuido o desaparecido el engrosamiento de la pared vascular con lo que la precisión aumenta y la incertidumbre en caso de duda desaparece", añade.

Además, a estas ventajas habría que agregar que, en el caso de inflamación de vasos grandes, como las arterias axilares, subclavias o carótidas, "la biopsia no es posible salvo en caso de cirugía por complicaciones, mientras que la ecografía permite la visualización con precisión de estas paredes arteriales en minutos y permite hacer un seguimiento, aunque la evolución aquí es lenta y todavía estamos en procesos de validación".

En el caso de la afectación pulmonar el diagnóstico habitual es el TAC pulmonar de alta resolución, TACAR. "Esta sigue siendo la prueba hoy por hoy más válida, pero somete al paciente a una radiación intensa de unos 10 mSv. Sin embargo, en este caso, la ecografía es muy buena para descartar los casos negativos, ahorrando la radiación al paciente, y es muy sensible para detectar los casos positivos", detalla el especialista, quien augura que en el futuro se usará como técnica de cribado.

De acuerdo con la opinión del experto, en el caso de la patología pulmonar, las ventajas de la ecografía son que no produce radiación, por lo que se puede repetir las veces que haga falta, y el coste es sustancialmente inferior con una disponibilidad mayor en las unidades entrenadas.