El reto en medicina reproductiva es humanizar los tratamientos para hacer la vida más cómoda al paciente

Actualizado 11/04/2011 16:17:23 CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El reto en medicina reproductiva asistida está en "hacerle la vida más cómoda a la paciente a través de la humanización máxima de los tratamientos", según ha explicado el profesor Antonio Pellicer, presidente del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), durante la clausura del IV Congreso Internacional IVI, organizado la semana pasada en Valencia.

Para ello, explica, es prioritario asemejar el proceso a la concepción natural, de modo que se eviten las gestaciones múltiples, incrementando la capacidad de evaluar los embriones de forma no invasiva, para que se transfiera el mejor y único embrión que permita el objetivo de tener un niño sano en casa.

Asimismo, sería conveniente evitar la hiperestimulación ovárica, aunque, aclara, prácticamente ya ha desaparecido con los nuevos medicamentos. "La causa mayor de abandono en los tratamientos de reproducción asistida es el estrés, generado principalmente por la medicación, ahora se está evolucionando en esta área pasando de las inyecciones diarias a los fármacos vía oral, lo que normaliza el proceso de buscar un bebé a la paciente", señala.

Por su parte, la directora del centro para la Educación e Investigación con células madre embrionarias de la Universidad de Standford en California (EEUU), Renée Reijo, advierte de que el ya se ha recorrido la mitad del camino en la creación de óvulos y espermatozoides artificiales aunque, asegura, "tenemos que seguir investigando sobre todo para lograr gametos de mayor calidad". Esto permitirá la creación de gametos en pacientes que no disponen de ellos lo que podría evitar la donación.

Por otra parte, ha destacado el valor que tienen para la investigación las líneas de células madre cultivadas en el laboratorio ya que proporcionan a los científicos la oportunidad de usarlas en el tratamiento de las enfermedades como la diabetes, la obesidad, el Parkinson o la infertilidad.

"El desarrollo de enfermedades como cáncer o parkinson se produce en algún momento en el que las células madre se convierten en células especializadas. El reto actual es comprender este proceso para poder detectar el momento clave y poder actuar para evitar su posterior desarrollo", afirma.

"Los premios, dotados cada uno con 25.000 euros, recayeron en el profesor Bart CJM Fauser, por la mejor investigación clínica en medicina reproductiva, y en la investigadora Renee A Reijo Pera, por un trabajo de investigación básica.