Actualizado 16/08/2010 16:01 CET

Responsable de Cuidados Paliativos pide "un mayor esfuerzo" para proporcionar esta atención "con equidad" en España

Castilla y León y Valencia, las únicas comunidades sin plan en cuidados paliativos

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La responsable del Servicio de Cuidados Paliativos del Hospital Donostia de San Sebastián, Maite Olaizola, miembro de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), asegura que, en los últimos años, se ha dado "un gran impulso" a los cuidados paliativos en España. Sin embargo, considera que aún "hay que hacer un mayor esfuerzo" para que esta atención se dé "con equidad" en todas las autonomías.

En declaraciones a Europa Press, al hilo del informe de 'The Economist' publicado este lunes por el 'El País' -- donde España "suspende" en cuidados paliativos--, la doctora Olaizola ha asegurado que la Estrategia Nacional en Cuidados Paliativos, aprobada en 2007, es "un documento maravilloso para impulsar esta atención" que, sin embargo, "tuvo un desarrollo irregular en las comunidades".

"Todas las comunidades desarrollaron su plan en base a la estrategia nacional, salvo Castilla y León y Valencia. Sin embargo, se dieron desarrollos irregulares, ya que mientras que en comunidades como Cataluña o Extremadura se desarrolló bastante, en otras su desarrollo fue escaso y no cubre las necesidades", denuncia.

Según su experiencia en el Hospital Donostia, en el País Vasco la atención en cuidados paliativos tiene "una cobertura muy amplia, gracias a que se ha extendido la atención domiciliaria", facilitada por unos profesionales sin formación específica en estos pacientes, pero que se encargan de proporcionar esta atención.

A su juicio, el 'talón de Aquiles' de los cuidados paliativos en España es la escasez de camas hospitalarias específicas para atender a estos pacientes. No obstante, puntualiza, esta es la situación de los cuidados paliativos en lo que se refiere a la atención al paciente oncológico, el primero que los demandó. En el caso de los pacientes mayores o enfermos crónicos, "queda mucho más por hacer".

También denuncia la falta de equidad por territorios en la atención domiciliaria, cuya situación, insiste, "es distinta en el caso del paciente oncológico y el crónico".

No obstante, dice que en España "no hay ningún problema" para la administración de analgésicos, ni siquiera los opioides, y que ahora se cuenta "con la sensibilización que no existía hace una década".

España ocupa el puesto número 26 en cuidados paliativos en una lista de 40 países, en su mayoría miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Este trabajo, realizado por un grupo de estudio vinculado al semanal 'The Economist', suspende a España con un 4,2 sobre 10 en este tipo de atención. Reino Unido --con un 7,9-- es el mejor lugar del mundo en atención al final de la vida. India (con un 1,9) sería el peor valorado.