La respiración nos puede ayudar a manejar las emociones en sólo 3 pasos

Mujer al aire libre
GETTY - Archivo
Actualizado 07/10/2018 10:59:59 CET

   MADRID, 7 Oct. (EDIZIONES) -

   Conviene reaprender a respirar porque este gesto desintoxica el cuerpo, oxigena las células, elimina los bloqueos emocionales que acumulamos, desactiva las neuronas de una zona del cerebro asociada al estrés, ayuda a alcanzar el bienestar y abre nuevos horizontes para hacer de la alegría la pauta de nuestra vida.

   Así lo afirma en una entrevista con Infosalus la psicóloga clínica y psicoterapeuta Isabel Serrano, tras la publicación de 'Respirando alegría' (La Esfera de los Libros), experta que advierte de que en muchos casos respiramos empleando únicamente el 10% de nuestra capacidad, cuando lo idóneo es emplear el 100% de la misma, mediante una técnica que ha creado y que explicará más adelante.

   Los beneficios de reeducar la respiración y de utilizar al 100% la capacidad de respirar son, a su juicio, "múltiples", tanto fisiológicos como psicológicos. A nivel fisiológico cita el poder de la respiración para "destensar las vísceras, reducir la sensibilidad al dolor, regular el estrés, o eliminar toxinas". Mientras, a nivel psicológico ayuda a expulsar "basura emocional" del cuerpo, y a mejorar la paz interior de la persona, así como las relaciones sociales. "Esto se puede conseguir regulando el ritmo de la respiración", asegura la experta en psicología positiva y terapeuta de pareja.

   Según indica, se ha descubierto recientemente también que la respiración tiene un núcleo en el cerebro, lo llaman el 'marcapasos de la respiración', un punto que se activa y desactiva a través de los ritmos respiratorios.

   "Según una investigadora francesa, cada emoción tiene su respiración, y nunca respiramos de la misma manera. Respiramos según la emoción en la que estemos instalados en cada momento, por lo que cambiando la respiración seremos capaces de cambiar nuestras emociones", sostiene la experta.

   Así, subraya que por ejemplo, en emociones negativas como el miedo o el enfado, así como en situaciones de estrés, respiramos más rápido de lo habitual, dificultando todos esos beneficios fisiológicos y psicológicos que nos ofrece una correcta respiración.

   "Una respiración más acelerada tiene lugar en emociones como el miedo o el enfado. Esta respiración activa el 'marcapasos de la respiración', y cuando éste se quiere desenchufar se ralentiza la respiración, ese punto del cerebro o marcapasos", precisa Serrano.

   Por ello, aunque diversos trabajos optan por una respiración de tres inhalaciones y 6 exhalaciones, ella en su método propone 4 tiempos (4 segundos) de inhalación y 8 de exhalación. "De esta manera se conseguirá una respiración completa en abdomen y pecho. Se ha descubierto que la respiración completa es la más saludable, natural y la que menos nos cansa, y nos hace utilizar todos nuestros recursos y llevar el aire a todos nuestros órganos, además de masajear todo nuestro cuerpo", añade.

EL PAPEL DE LA ALEGRÍA

   Por ejemplo, la emoción base que ella propone para esta reeducación de nuestra respiración y, en definitiva, para una mejor gestión de nuestras emociones, es la de la alegría. "Es la única emoción positiva que tenemos innata. Su respiración es completamente abdominal, con todo su canal respiratorio. Las emociones positivas sirven para avanzar y la alegría es la emoción de la recuperación y es creativa, nos sentimos bien y nos impulsa a tener cosas", sostiene Serrano.

   Entonces, la psicóloga plantea un patrón de "respiración de alegría", que sea "lento, profundo y completo", y que nos ayude a avanzar y a manejar nuestras emociones. Así lo detalla en los 3 siguientes pasos:

   1.- Atender a los puntos en los que respiramos y aquellos en los que no. El primero de referencia para una respiración completa es el abdomen, ver si se mueve. Hay que respirar con el abdomen, se tiene que mover.

   2.- Después propone inhalar en 4 tiempos (4 tiempos de segundo) y exhalar el aire en 8 tiempos (8 segundos). "Ya con esta respiración básica abdominal se activa el 'bajo reflejo de la respiración' que hace bajar ya la tensión arterial porque el sistema simpático se desconecta", indica.

3.- A continuación, sugiere repetir este patrón de respiración en el estómago, y contar hasta 5 segundos en la inhalación, y otros 10 para la exhalación. Así paulatinamente hasta que se respira en el pecho, y luego en las zonas de las clavículas.

   "Se repite este patrón en esos cuatro puntos. De esta manera cuando se haya llegado al final de la respiración se inhalará en 8 segundos y se exhalará en 16. Todo esto llevará a que a través de la respiración podremos manejar nuestras emociones", indica.

   Esta técnica para convertir las emociones negativas en positivas la ha registrado como 'Respiración Transformacional Integradora', y según defiende se trata de un método que da oxígeno al sistema corporal y ayuda a alcanzar la serenidad en cualquier momento, y en cualquier lugar en el que se encuentre; en definitiva a manejar las emociones y ser más felices.

Contador