Publicado 08/06/2020 07:54CET

Recomiendan una tromboelastografía a los pacientes COVID-19 en UCI deben

UCI de Guadalajara durante la pandemia de coronavirus.
UCI de Guadalajara durante la pandemia de coronavirus. - JCCM - Archivo

   MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Los investigadores del Baylor College of Medicine, Centro Médico de Texas en Houston (Estados Unidos) recomiendan que todos los pacientes con COVID-19 ingresados en la UCI sean sometidos a una tromboelastografía (TEG) para evaluar el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

   Esta recomendación se produce después de que descubrieron que más de la mitad de los pacientes examinados en estas mismas condiciones desarrollaron coágulos de sangre clínicamente significativos que no se detectaron mediante exámenes de rutina, según publican en la revista 'JAMA Network Open'.

   "Hace unas semanas, mientras el equipo de cuidados críticos quirúrgicos del Centro Médico Baylor St. Luke discutía sobre su trabajo en la UCI, me sorprendió escucharlos expresar que uno de sus mayores desafíos era que las líneas intravenosas y arteriales centrales y la diálisis los catéteres se mantuvieron inesperadamente coagulados en pacientes con COVID-19 en la UCI", recuerda el doctor Todd Rosengart, presidente y profesor del Departamento de Cirugía Michael E. DeBakey en Baylor y autor principal del artículo.

   "Nunca había visto ni escuchado algo así en mis 30 años como cirujano, incluso en nuestros pacientes más enfermos", asegura.

   Esto llevó a Rosengart y sus colegas a analizar qué tipos de pruebas podrían realizarse para identificar estos coágulos sanguíneos que de otra forma no se detectarían.

   Los investigadores observaron a 21 pacientes con infección confirmada por COVID-19 ingresados en la UCI del Centro Médico Baylor St. Luke entre el 15 de marzo y el 9 de abril. Descubrieron que el perfil de coagulación estándar o la detección de los pacientes era bastante normal.

   Luego pasaron al siguiente nivel de pruebas de coagulación más específicas, que incluyeron el análisis de los niveles de dímero D y fibrinógeno de un paciente. El fibrinógeno es la proteína que forma el coágulo y los niveles de dímero D se usan para indicar la velocidad a la que se descomponen los coágulos de un paciente, lo que generalmente sugiere que el cuerpo está "masticando" todos los factores de coagulación.

   En los pacientes con COVID-19 en la UCI, los investigadores encontraron que los niveles de fibrinógeno eran más de tres veces el rango normal, lo que indica que el cuerpo estaba produciendo esta proteína. Al observar estos dos resultados juntos, no había una indicación clara de que estos pacientes tuvieran un mayor riesgo de formar coágulos sanguíneos.

   En este punto, los investigadores buscaron un tercer nivel de pruebas que no es un proceso utilizado habitualmente en la mayoría de los pacientes de la UCI, la prueba de tromboelastografía. Esta prueba analiza lo rápido que se forma un coágulo, su resistencia y estabilidad. Se usa principalmente para pacientes de cirugía a corazón abierto que a menudo tienen una función anormal del coágulo y también se usa comúnmente para pacientes con trauma.

   Esta prueba mostró a los investigadores dos cosas: los pacientes que encontraron que estaban coagulando sus líneas intravenosas y arteriales centrales y los catéteres de diálisis tenían una función de coagulación anormalmente alta en comparación con los pacientes que no tenían problemas de coagulación, y la función de descomposición del coágulo fue significativamente mayor en el pacientes que estaban coagulando menos que otros.

   Encontraron que el 63% de los 21 pacientes estudiados desarrollaron 46 coágulos de sangre que solo pudieron detectarse mediante la prueba TEG.

   Para los pacientes que tienen un mayor riesgo de coágulos sanguíneos según lo indicado por la prueba TEG, los investigadores recomiendan administrar anticoagulantes adicionales.

   "La prueba de TEG debe realizarse en todos los pacientes de la UCI COVID-19 de inmediato para encontrar a aquellos que tienen un mayor riesgo de coagulación", recomienda Rosengart.

   Los investigadores ahora están analizando si estos coágulos sanguíneos no detectados podrían estar relacionados con las muertes inexplicables que están viendo en pacientes con COVID-19.

Lo más leído

  1. 1

    Illa se disculpa por acudir a la gala de premios pese al estado de alarma: "Los ciudadanos tienen razón"

  2. 2

    El fiscal pide 6 meses de cárcel para Ángel Hernández, el hombre que ayudó morir a su mujer enferma de esclerosis

  3. 3

    Los contagios de COVID-19 siguen al alza en España, con 19.765 nuevos casos

  4. 4

    Hasta qué punto son peligrosos los aerosoles en la trasmisión del coronavirus

  5. 5

    Un estudio advierte de que el virus del COVID-19 se está haciendo "más exitoso" en su propagación