Publicado 29/03/2021 11:10CET

La radioterapia aumenta la curación y la supervivencia de los pacientes con cáncer colorrectal

Metástasis hepáticas múltiples de cáncer de colon tratadas con SBRT.
Metástasis hepáticas múltiples de cáncer de colon tratadas con SBRT. - SEOR.

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial del Cáncer Colorrectal, que se conmemora el 31 de marzo, la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) destaca que la radioterapia es fundamental en el tratamiento del cáncer de recto localmente avanzado, donde ha demostrado aumentar la curación y la supervivencia de los pacientes, con perfiles de seguridad muy favorables.

Así, desde la sociedad subrayan que "gracias a importantes avances científicos de los últimos años, la radioterapia evita la cirugía en ciertos casos, además de ser un excelente tratamiento paliativo en estadios más avanzados".

En este sentido, recuerdan que el cáncer colorrectal "sigue y seguirá siendo" en España un problema de salud de primera línea, ya que es el tumor más frecuente en ambos sexos, con más de 43.500 casos diagnosticados en 2021 según la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN). Con todo, gracias a los programas de diagnóstico precoz (sangre oculta en heces y colonoscopia), la mayoría se diagnostican en estadios localizados de la enfermedad y son, por tanto, tumores con opciones de curación.

En cuanto a los factores que influyen en su desarrollo, además de ciertos síndromes genéticos hereditarios, el tabaquismo o enfermedades crónicas, hay una fuerte evidencia científica de que el consumo excesivo de carne roja o procesada, el alcohol, el sobrepeso y la obesidad son responsables de un aumento del riesgo de este tipo de tumor. En cambio, la actividad física y el consumo de fibra, cereales enteros, lácteos y suplementos de calcio pueden proteger de su aparición.

TRATAMIENTOS DEL CÁNCER COLORRECTAL

La base para el tratamiento del cáncer colorrectal son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Tal y como reiteran desde la SEOR, la radioterapia es fundamental en el tratamiento del cáncer de recto localmente avanzado, al aumentar la curación y la supervivencia de los pacientes con perfiles de seguridad muy favorables, siendo considerado el estándar de tratamiento.

Según ha explicado el coordinador del Grupo Digestivo de la SEOR, el doctor Ovidio Hernando, "en pacientes seleccionados, la radioterapia es capaz de evitar la cirugía cuando existe muy buena respuesta al tratamiento y no se evidencia tumor en las pruebas directas e indirectas de evaluación de respuesta tras la radioterapia, pudiendo ser vigilados de forma estrecha sin necesidad de cirugía". Además, en tumores muy cercanos al esfínter anal "se pueden evitar cirugías que conllevan a la necesidad posterior de una bolsa de colostomía que le reste calidad de vida", añade el doctor Hernando.

En concreto, existen nuevas indicaciones de radioterapia como la 'Stereotactic Body Radiotherapy' (SBRT), una técnica en la que se administran dosis altas por fracción con muy elevada precisión y con una excelente tolerancia, ofreciendo cifras de control de las lesiones tratadas superiores al 80 por ciento. Al respecto, el doctor Hernando asegura que "en el cáncer colorrectal, la SBRT ha demostrado gran utilidad para el tratamiento de metástasis hepáticas y pulmonares, y ha sido avalada como una alternativa muy eficaz para pacientes con pocas metástasis que no puedan ser sometidos a cirugía o que la rechazan".

Asimismo, añade, la radioterapia también es "un excelente tratamiento paliativo" para pacientes con cáncer colorrectal en estadios más avanzados que presenten dolor o sangrado, ofreciendo remisiones de estos síntomas en un 70 por ciento de los casos con cursos de tratamiento de tan solo 5 a 10 días.

LA ONCOLOGÍA RADIOTERÁPICA SE ADAPTA A LAS NECESIDADES DEL PACIENTE

Existe evidencia científica de que diferentes esquemas de tratamiento son válidos para el cáncer de recto, seleccionándose el más adecuado acordado por un comité multidisciplinar de profesionales de la sanidad en función de las características del tumor, del paciente y de la situación sociosanitaria.

Por ejemplo, durante la pandemia COVID-19, se han utilizado con mayor frecuencia los tratamientos cortos de 5 días, ofreciendo excelentes resultados y mayor seguridad al enfermo al evitar traslados y estancias hospitalarias y el inherente riesgo de contagio.

La investigación clínica continúa y, de acuerdo con el doctor Hernando, "a medida que los ensayos clínicos ofrezcan resultados, es probable que, en los próximos años, la radioterapia pueda ofrecer nuevas opciones terapéuticas que sumen al tratamiento de los pacientes con cáncer colorrectal". Desde la SEOR, el Grupo de Tumores Digestivos mantiene "una actividad docente e investigadora permanente", concluye el doctor Hernando.

Para leer más