Publicado 11/12/2020 14:50CET

La quinta parte más pobre de la población tiene un 32% más de posibilidades de morir por Covid que la más rica

EAPN-ES y la Plataforma de Organizaciones de Infancia (POI) organizan el webinar 'Pobreza infantil y transmisión intergeneracional de la pobreza', este 10 de diciembre
EAPN-ES y la Plataforma de Organizaciones de Infancia (POI) organizan el webinar 'Pobreza infantil y transmisión intergeneracional de la pobreza', este 10 de diciembre - EAPN-ES

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La quinta parte más pobre de la población tiene un 32 por ciento más de posibilidades de morir por Covid-19 que la más rica, según ha puesto de manifiesto el informe 'La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020', realizado por las ONG Médicos del Mundo y medicusmundi.

Asimismo, el trabajo ha recordado que la pandemia ha afectado al resto de problemas sanitarios, interrumpiendo los programas de lucha contra enfermedades como la malaria, VIH/sida y tuberculosis en más de 70 países, lo que supondrá un incremento de la mortalidad por estas causas en los próximos años.

"El mayor problema que tenemos ahora mismo no es una enfermedad en sí, sino una inequidad en salud ya que están muriendo muchas mujeres y menores de cinco años embarazadas en todo el mundo y tenemos el conocimiento y los medios para acabar con estos problemas", ha dicho el presidente de medicusmundi Internacional, Carlos Mediano.

El experto ha destacado también la importancia de fortalecer a todos los niveles los sistemas sanitarios, garantizar una Atención Primaria "fuerte" y mejorar la salud pública para dar respuesta a futuras pandemias.

Y es que, debido al colapso sanitario causado por el nuevo virus, se estima que en los países de ingresos bajos y medios la mortalidad infantil y materna pueden aumentar en torno a un 40 por ciento. Asimismo, las organizaciones han avisado de que el Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la cooperación sanitaria internacional y la necesidad de conseguir el 0,7 por ciento e incrementar la ayuda al desarrollo destinada a salud.

"La emergencia sanitaria del Covid-19 ha paralizado el mundo, pero lo que estamos viendo es una trágica metáfora de lo que son las múltiples emergencias interconectadas que existen", ha apostillado el director general de Políticas de Desarrollo Sostenible, Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Gabriel Ferrero.

'#LAOTRAVACUNA CONTRA LA INJUSTICIA SANITARIA'

Por ello, y cuando la carrera por la vacuna para prevenir este coronavirus se ha "desbocado", las organizaciones han planteado '#laotravacuna' contra la injusticia sanitaria, es decir, un aumento de fondos para la cooperación internacional en salud y en emergencias sanitarias.

A juicio de las entidades responsables del informe, la respuesta a la pandemia de la Covid-19 no debe hacerse a costa de desatender a millones de personas afectadas por crisis humanitarias, sino que debe acometerse con fondos adicionales.

Hasta finales de octubre, el Plan Global de Respuesta Humanitaria Covid-19 lanzado por Naciones Unidas sólo había recibido apenas el 35,7 por ciento de los millones de dólares solicitados. Por ello, las ONG han subrayado la importancia de que la comunidad internacional asigne fondos adicionales para cubrir el total de este plan.

Al mismo tiempo, las ONG han avisado de que la financiación del Plan Global no puede hacerse a expensas de los fondos ya previstos para otras crisis humanitarias. En este sentido, Ferrero ha informado de que, en el caso de España, la situación de "desmantelamiento" del sistema público perjudica el crecimiento de la ayuda al desarrollo, si bien ha asegurado que el Gobierno tiene el compromiso de impulsarla.

"Las crisis humanitarias continúan y con esta pandemia lo que ha pasado es que ha aumentado el número de personas que está en extrema necesidad", ha dicho el vicepresidente de Médicos del Mundo, José Félix Hoyo. Dicho esto, ha comentado que la pandemia ha evidenciado la importancia que tienen los programas de reducción de riesgo de desastres y de preparación de los sistemas de salud pública.

Del mismo modo se ha pronunciado la directora de Salud Pública y Medioambiente, Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, quien, además, ha abogado por impulsar programas para "recuperar" la relación con la naturaleza; garantizar el acceso al agua potable, saneamiento e higiene a toda la población mundial; impulsar las energías renovables; crear sistemas de producción de alimento más sostenibles; y mejorar la planificación urbana, entre otras.

"Hay que recuperar todo esto para mejorar la salud de la población y, ahí, la cooperación tiene un papel fundamental. No obstante, esta recuperación en materia de salud también debe ir acompañada de una recuperación social y económica", ha aseverado Neira, para comentar que los profesionales sanitarios tendrán que ser los que lideren estos cambios.

Por otro lado, en el informe se recalca la necesidad de que los procesos de investigación, elaboración y distribución de las vacunas sean transparentes y que el precio de la vacuna sea accesible para todas aquellas personas que los necesiten.

"En un mundo interconectado, si las personas de países con ingresos bajos o medios se ven excluidas de la vacunación, el virus continuará matando y la recuperación a nivel global se retrasará. Ahora que ya han comenzado las compras masivas de dosis preventivas, con los países con economías potentes comprando varias dosis por habitante y los empobrecidos sin apenas capacidad de dar cobertura a la mayoría de su población, este riesgo se hace más evidente", han enfatizado las organizaciones en el trabajo.