López dice que los derechos de quienes viven en el País Vasco "no dependen de la tarjeta de residencia"

El Lehendakari Se Reúne Con Agentes Sociales
EUROPA PRESS
Actualizado 09/05/2012 13:29:17 CET

Acusa a Guipúzcoa de "cuestionar la pluralidad de orígenes" de haciendo que la integración consista en "una adaptación identitaria"

VITORIA, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari vasco, Patxi López, ha defendido este miércoles que "los de casa somos todos los que vivimos en Euskadi" y ha insistido en que "los derechos básicos de las personas no dependen de su tarjeta de residencia sino de su mera condición humana".

López ha realizado estas declaraciones en la reunión que ha celebrado en Lehendakaritza con agentes sociales y representantes de instituciones para abordar el proceso abierto de participación y diálogo sobre el pacto Social por la inmigración en el que también ha participado la consejera de Empleo y Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta.

Para el lehendakari, el debate sobre cómo afrontar el reto de la inmigración en País Vasco está de "rabiosa actualidad" y ha hecho referencia a los resultados de las últimas elecciones en Europa en Francia y Grecia para resaltar que, los discursos de "los últimos tiempos han convertido lo importante en urgente" para "alejar el fenómenos de la inmigración de proclamas xenófobas y populistas, cada vez más en boga en toda Europa y también en Euskadi".

En este sentido, ha lamentado que en el País vasco "cada vez en más frecuente oír discursos en los que se dice: 'primero los de casa' señalando a los inmigrantes como causantes de todos nuestros males", en referencia a las declaraciones del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, en las que tras aplaudir "la valentía" de Mariano Rajoy de "restringir" la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular defendió "una sanidad para todos, pero primero para los de casa".

López ha denunciado que estos discursos "alimentan actitudes excluyentes hacia los inmigrantes y dificultan la necesaria integración" y ha apostado por "desterrar el discursos de ellos y el nosotros porque los inmigrantes forman parte del nosotros vasco". "Los derechos básicos de las personas no dependen de su tarjeta de residencia sino de su mera condición humana como ciudadanos del mundo", ha insistido antes de afirmar con rotundidad que los de casa somos todos los que vivimos en Euskadi".

Asimismo, ha rechazado las "falsedades" sobre la inmigración "que se instalan en la conversación común" porque "no es verdad que sean un colectivo que venga a aprovecharse de las ayudas sociales del País vasco" porque "los estudios revelan que la población inmigrante vive fundamentalmente se su trabajo y se esfuerza por salir del sistema vasco de garantía de ingresos cuando tiene que acudir a él".

CRITICAS A GUIPÚZCOA

Por otro lado, el lehendakari ha expresado su "preocupación" por la puesta en marcha por parte de la Diputación de Guipúzcoa de una Dirección de Migración y Diversidad con el fin de "atender la realidad de que un 25 por ciento de la población del territorio ha nacido fuera de Euskal Herria y otros 25 por ciento tiene padres foráneos".

López ha considerado "grave que a estas alturas se cuestione la pluralidad de orígenes de la ciudadanía vasca" y que el propósito de esta dirección "sea la integración de personas que no necesitan ninguna integración porque son vascos de pleno derecho y que la integración de otras personas que llega ahora deba consistir en una adaptación identitaria".

Tras recordar que "los vascos han sido siempre gente inmigrante", ha defendido que "el lugar de nacimiento no debe suponer una condena eterna para la gente" y ha resaltado que la nueva modernidad ha aumentado "de forma radical" la movilidad de las personas, lo que supone "un cambio estructural del mundo global que no se va a detener porque decidamos hoy levantar barreras en forma de decreto ley".

Por ello, ha urgido a realizar un "esfuerzo especial" para trabajar en el campo de la sensibilización y derribar perjuicios y viejos clichés y trazar una estrategia compartida sobre la inmigración e implicar en ella a agentes sociales e instituciones.

Finalmente, ha señalado que tras acabar con la violencia de ETA, uno del os objetivos de su Ejecutivo es "consolidar la convivencia y trabajar por una concordia entre vascos que acepte al diferente y que lo trate como uno más". "Esta reflexión referida a los vascos no puede ser ajena a los nuevos vascos que son los inmigrantes". "Debemos avanzar hacia una sociedad más unida y más tolerante", ha indicado.