Publicado 10/09/2021 11:39CET

Psicóloga clínica recomienda "conocer las señales y riesgos" para prevenir ante un caso de suicidio

Archivo - Depresión, tristeza, angustia, sufrimiento, sufrir, llorar, llorando, triste
Archivo - Depresión, tristeza, angustia, sufrimiento, sufrir, llorar, llorando, triste - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / AXELBUECKERT - Archivo

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora de psicología de Clínica López Ibor, Beatriz Mora, señala la necesidad de prevenir y actuar en todos los niveles de la sociedad contra el suicidio y, para ello, "es muy importante conocer las señales y riesgos".

"Se necesita trabajar también en la psicoeducación y concienciación y saber cómo actuar y poder intervenir para prevenir. La prevención salva vidas, mediante intervenciones oportunas y eficaces (basadas en datos científicos), tratamiento y apoyo", señala con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se celebra este viernes para concienciar sobre uno de los problemas más silenciosos y que más estigmas ha generado dentro de la salud mental.

Según las últimas cifras disponibles de 2019, la gran mayoría de fallecidos en España fueron hombres (2.771), pero las mujeres también tienen unas tasas muy elevadas (900) y, de hecho, cometen el doble de intentos de suicidio. Por edades, el suicidio se dispara a partir de los 15 años y el tramo con mayor tasa de fallecimientos es el de 30 a 39 años (413), aunque con una incidencia similar a la de 50 a 54 años (411). Los suicidios con mayor éxito de consecución son los de mayores de 65 años debido sobre todo al modus operandi.

"Pese a la magnitud del problema", España no cuenta con un plan nacional de prevención del suicidio, ni campañas de sensibilización a nivel estatal, lo que refleja el gran tabú que aún existe. "El suicidio constituye un problema silencioso, pero con una grave repercusión. Sin duda los casos de suicidio y las tentativas van en aumento. Las cifras así lo reflejan y nosotros lo vemos en clínica. La situación que vivimos de crisis sanitaria y económica está estrechamente ligada a nuestro bienestar emocional", añade.

Para la experta, el suicidio tiene su origen en "circunstancias y momentos concretos que derivan en un desbordamiento emocional donde la persona no es capaz de ver solución a sus problemas y necesita parar ese dolor tan intenso desconectándose de él".

Contador