Propondrán que los equipos de emergencias administren 'in situ' fármacos contra la intoxicación por humos en quemados

Actualizado 27/04/2011 15:15:40 CET
EUROPA PRESS

SEVILLA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El jefe de Sección de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, José María Domínguez, ha anunciado que distintos especialistas en el cuidado de pacientes grandes quemados de toda España van a proponer, en el marco de un simposium internacional sobre 'Actualización en el manejo del paciente traumatizado grave en urgencias y emergencias', que celebrará la SEMES en Sevilla, el que los equipos de emergencias prehospitalarias, "como son los cuerpos de bomberos o los equipos del 061", puedan administrar en el mismo lugar de un siniestro en el que existan personas con grandes quemaduras la familia de fármacos que frenan el proceso de intoxicación por inhalación de humo tóxico procedente de incendios y siniestros del tipo.

En una entrevista concedida a Europa Press, el también presidente del comité científico de este simposium internacional ha adelantado que esta recomendación se elevará tras haber evaluado el caso de París (Francia), "cuyos equipos de emergencias prehospitalarias llevan 12 años administrando este tipo de fármacos", procedentes de la familia de la vitamina B, "con unos resultados muy positivos desde el punto de vista de la mejora de los pacientes quemados al emplear de forma rápida e in situ estos fármacos contra las intoxicaciones por el humo de los incendio".

Según este especialista, la actuación en las primeros momentos del paciente quemado es vital, ya que, a diferencia de lo que se pueda pensar en un primer momento, "la mayor parte de los pacientes quemados que fallecen en las horas tempranas a un siniestro o en el propio incendio mueren a consecuencia de la inhalación de los gases tóxicos que producen el fuego, entre ellos gases como el monóxido de carbono p el cianuro".

"Con cierta frecuencia se piensa que el quemado muere solo por las quemaduras en su piel, pero en muchas ocasiones la causa de muerte no es sólo la quemadura de la piel, sino la inhalación de determinados gases tóxicos", ha reiterado Domínguez, quien ha aclarado al respecto que, "aunque la superficie quemada en una persona sigue siendo un indicador muy importante a la hora de saber las probabilidades de que un paciente viva o no a sus quemaduras, el factor de superficie quemada ya no es tan matemático ese elemento; en parte gracias al avance en los cuidados médicos".

De hecho, ha señalado en esta línea que en su hospital ya se han descrito casos en los que "pacientes con un 85 por ciento de su superficie corporal quemada han conseguido sobrevivir gracias al avance en los cuidados".

Así, ha explicado que estos fármacos "podrían beneficiar muchísimo a los pacientes afectados, si los equipos de emergencias prehospitalarias, como por ejemplo el 061, Samur o los cuerpos de bomberos, lo pudiesen poner in situ, ganando así un tiempo vital para el tratamiento del paciente".

UN MISMO PROTOCOLO

Al hilo de ello, este especialista ha apuntado que lo "ideal" en la asistencia a los grandes quemados es que el tratamiento "tuviese un mismo protocolo y clínica asistencial que abarcase los tres grandes escalones del tratamiento de este paciente; esto es, el área de prehospitalaria, que son los equipos de 061, Samur o bomberos,; luego las áreas de las urgencias hospitalarias, y en tercer lugar las mismas UCI de quemados".

Preguntado por los estudios o investigaciones que pueda avalar el trasladar el modelo parisino de asistencia a los cuidados en España, Domínguez ha admitido que de la experiencia francesa "aún no se tienen datos mediante un estudio doble ciego sobre el porcentaje de pacientes que han conseguido sobrevivir gracias a la pronta inyección por vía venosa de estos fármacos", que convierten las sustancias tóxicas producidas en un fuego en compuestos de degradación no tóxicos.

No obstante, no ha dudado en los beneficios que ha reportado esta forma de trabajar por los equipos parisinos de emergencias prehospitalarias.

En cuanto a la posible problemática que podría acarrear el que un bombero realizase un acto médico como es la administración intravenosa de este fármaco, este especialista ha explicado en su entervista con Europa Press que en el caso español "los cuerpos de bomberos y equipos médicos del 061 prácticamente acuden al unísono juntos al lugar del siniestro, por lo que serían los médicos que hay en el 061 quienes administrarían estos fármacos".

OTROS TEMAS DEL SIMPOSIUM

Domínguez ha avanzado también que en este simposium se tocará también la disponibilidad las 24 horas del día que tienen que tener los cuadros médicos que trata a este tipo de pacientes, "que van desde cirujanos plásticos, a médicos intensivistas, urgenciólogos, enfermeros, etcétera".

Ha avanzado igualmente que en este evento, al que asistirán unos 300 especialistas de toda España y en el que participarán una treintena de ponentes, se tratará el proceso del trauma en sus distintos escenarios.

"Aunque los traumas se tratan por distintos especialistas, hablamos de un sólo proceso, ya que el paciente sigue siendo el mismo cuando se encuentra en el lugar del siniestro, cuando es trasladado a las urgencias y lo ve un urgenciólogo o cuando requiere estar en una UCI", ha concluido.