Publicado 18/05/2021 14:34CET

El plasma de pacientes recuperados podría mejorar la supervivencia en COVID-19 grave

Archivo - El médico Nacho del Campo donando plasma con anticuerpos
Archivo - El médico Nacho del Campo donando plasma con anticuerpos - HOSPITAL VALDECILLA - Archivo

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo aleatorizado y controlado a doble ciego sobre el plasma de convalecencia para adultos hospitalizados con COVID-19 grave ha evidenciado que la mortalidad a los 28 días en el brazo de tratamiento era la mitad de la tasa observada en el brazo de control (12,6% frente a 24,6%), aunque el tratamiento no se asoció a otras mejoras del estado clínico.

Según los investigadores, una posible explicación de la discrepancia entre la falta de mejora clínica y la mejora de la supervivencia es que los pacientes gravemente enfermos de COVID-19 sobrevivieron pero permanecieron hospitalizados en su estado inicial.

El estudio también informa de tendencias hacia una mejora del estado clínico entre los pacientes que recibieron plasma de convalecencia menos de siete días después de la aparición de los síntomas y los que recibieron plasma de convalecencia con títulos más altos de anticuerpos neutralizantes y corticosteroides concomitantes.

Los investigadores llevaron a cabo este ensayo aleatorio, doble ciego y controlado con placebo entre adultos hospitalizados con COVID-19 grave y crítica en 5 centros, incluyendo 73 pacientes inscritos en la ciudad de Nueva York y 150 inscritos en Río de Janeiro. Los pacientes fueron aleatorizados en una proporción de 2:1 para recibir una única transfusión de plasma de convalecencia o de plasma normal de control.

La edad media de los participantes era de 61 años y dos tercios de ellos eran hombres. En un subconjunto de muestras de hisopos nasofaríngeos de Brasil que se sometieron a la secuenciación genómica del virus, no se detectaron indicios de mutantes de neutralización.

Los estudios observacionales han sugerido una posible eficacia y seguridad clínica del uso del plasma de convalecencia, principalmente entre los pacientes que no recibían ventilación mecánica invasiva y los que tenían una duración más corta de la enfermedad. A pesar de estas señales, los datos de los ensayos controlados aleatorios que apoyan el uso del plasma de convalecencia en pacientes hospitalizados COVID-19 son limitados.

Los ensayos abiertos, incluido el 'RECOVERY' liderado desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), no informaron de mejoras significativas en los resultados clínicos entre los pacientes hospitalizados con COVID-19 grave.

Un ensayo doble ciego, controlado con placebo, realizado en Argentina tampoco informó de ninguna mejora en los resultados clínicos utilizando la terapia con el mismo tipo de pacientes. En Brasil se está llevando a cabo otro ensayo para comprobar la eficacia del plasma de convalecencia en pacientes con una enfermedad menos grave.

El plasma de convalecencia puede donarse y transfundirse localmente, por lo que su uso puede ser más adaptable a una mezcla rápidamente cambiante de variantes de SARS-CoV-2 que otras intervenciones. En cambio, las terapias con anticuerpos monoclonales pueden necesitar ser diseñadas y combinadas repetidamente para optimizar la potencia entre las variantes emergentes.

Además, dado que la recogida y distribución de plasma de convalecencia puede realizarse utilizando los protocolos y la infraestructura de donación de sangre existentes, la terapia puede ser más escalable para su uso en países de ingresos bajos y medios.

El estudio fue dirigido por investigadores del Centro de Infección e Inmunidad de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia; el Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia; el ICAP de la Universidad de Columbia; el Instituto Nacional de Infectología y el Hospital Federal de los Servidores del Estado de Río de Janeiro (Brasil); la Universidad de Washington; y el Centro de Sangre de Nueva York. Los resultados se han publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation'.