Piden prudencia ante el anuncio de la curación de un bebé con VIH ya que podría tratarse de "un caso excepcional"

Actualizado 04/03/2013 16:49:36 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Todo parece indicar que el anuncio de la curación de un bebé con VIH en Estados Unidos podría ser "un caso excepcional", como los que se dan en ocasiones en la medicina, según señala el especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el doctor José Luis Casado, quien pide prudencia a la hora de ver este descubrimiento como una vía hacía la curación.

En estos términos se refería en declaraciones a Europa Press, a la noticia de una posible curación funcional de un bebé gracias a la administración de un cóctel de fármacos estándar, administrados nada más nacer; y donde lo novedoso, explica, no es tanto el tratamiento con antirretrovirales en vez de la profilaxis habitual, como el hecho de que la carga viral siga bloqueada pese a haber dejado el tratamiento.

Antes de cualquier juicio, afirma que este logro, presentado este domingo en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas celebrada en Atlanta (EEUU), debe ser comprobado, así entiende que algún datos dados puede no ser correctos o las medidas realizadas tener algún error.

Mientras tanto, pide "prudencia, prudencia y prudencia", ya que "nada debe llevar a pensar que hemos avanzado nada en controlar la infección"; y, por su puesto, añade, "seguir insistiendo en que la mejor manera de evitar que un niño tenga VIH es detectar y tratar a las madres".

En este sentido ha recordado que actualmente existen armas terapéuticas suficientes como para evitar que el niño nazca infectado, "esto debe ser lo primero y no plantearse que podemos tener la curación del sida pediátrico entre manos". Por ahora, añade, "hay que quedarse con es que una situación excepcional o no habitual previa, e intentar saber qué ha pasado, para luego aplicarlo a nuevas investigaciones, si se puede".

"Casos raros siempre hay, no solo en VIH sino en todas las ramas de la medicina; que eso signifique un avance o un paso adelante va a depender de si somos capaces de saber por qué se ha producido y cómo es de generalizable a otros pacientes, pero si no somos capaces quedará como lo que ahora mismo es, un caso excepcional", afirma.

LA NOVEDAD NO ESTÁ EN EL TRATAMIENTO

En cuanto a cómo ha sido posible que la combinación de un cóctel de fármacos antirretrovirales conocidos hayan reducido la carga viral en un recién nacido, Casado señala que eso no es lo novedoso, sino que lo interesante es que tras meses sin el tratamiento el virus no se haya replicado.

"Cualquier persona que tiene el virus replicando en la sangre y recibe un tratamiento antirretroviral, que ahora se sabe que debe ser como mínimo tripleterapia, en semanas o días ve como su carga disminuye en la sangre porque el tratamiento es capaz de conseguir que la carga viral sea indetectable", explica.

En estos casos, "el virus está pero bloqueado", la cuestión es, continua, que "en cualquier persona que deja el tratamiento o lo hace mal el virus vuelve a replicarse mientras que, en este caso, después de haberse suprimido el tratamiento, a decisión de la madre, encontraron que no había restos del virus multiplicándose en la sangre".

Entre las posibilidades de lo ocurrido, señala que podría haberse producido un error a la hora de confirmar las pruebas de la infección, aunque es poco probable una equivocación en este sentido.

Por tanto, una vez dado por bueno el resultado, lo importante es saber qué ha pasado. El sistema inmunológico del bebé ha sido capaz durante el tiempo sin tratamiento de tener capacidad de bloquear él sólo la replicación del virus, "esto puede ser, ya que algún caso hemos tenido", pero, la cuestión es saber, "¿por qué se ha dado en un niño con un sistema inmunológico inmaduro?".

NO ES EL PRIMER CASO DE LA HISTORIA

Por tanto, en su opinión, la cautela ante este tipo de investigaciones es indispensable puesto que "casos como este ya los hemos vivido", recuerda en referencia a casos documentados a finales de los 90 donde se vieron algunos niños donde la infección no se desarrollaba.

Aunque explica que no se pueden confundir estos casos, o el conocido este lunes, donde se debe de hablar de curación funcional, con casos de curación del VIH, donde solo existe un único caso que es el conocido 'Paciente Berlín' quien eliminó el virus tras un trasplante de medula ósea.

Respecto al futuro de esta paciente, entiende que tras años sin tratamiento, y si es correcto que no se demuestra virus a nivel de tejido sanguíneo, "podría ser una cura funcional y después de tanto tiempo sería raro que se replicara en el futuro pero no se puede descartar", ya que "los niños van cambiando su sistema inmunológico durante años, van madurando, y, por lo tanto, habrá que verlo".

No obstante, entiende que "merece la pena" investigar si se puede ampliar a más pacientes, pero sin duda alguna la primera impresión es que "es un caso excepcional del que no se puede generalizar y solo nos va a servir para dar un pasito más en el conocimiento del VIH". Y en caso de que se produzcan nuevos resultados contrarios al hallazgo, destaca que la duda no debe recaer sobre el quipo médico que "es un grupo de investigadores afamados".