Las personas con depresión que no se recuperan totalmente vuelven a recaer en menos de cuatro años

Actualizado 02/12/2011 15:52:13 CET
Dolor De Cabeza
EUROPA PRESS

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 92 por ciento de los pacientes con depresión no curados totalmente recaen en menos de cuatro años. Por este motivo, expertos recomiendan no dar por concluido el tratamiento una vez que el paciente recupera parte del ánimo.

"Estos datos ponen de manifiesto que para dar por concluido el tratamiento de un paciente con depresión no es suficiente con que éste recupere únicamente parte del ánimo, mejore un poco la relación con el entorno o controle de forma parcial las emociones", ha explicado el doctor Antonio Arumí, secretario de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), en una reunión de expertos celebrada este viernes en Barcelona.

De esta manera, el doctor ha insistido en que "abandonar el tratamiento cuando todavía son perceptibles algunos de los síntomas no resueltos de la depresión hace que el paciente no solo pueda recaer de nuevo en la enfermedad en un corto espacio de tiempo, sino que tampoco recupere el 100 por ciento de la funcionalidad social y emocional con la que contaba antes del periodo de depresión".

De hecho, el experto ha informado de que solo el 47 por ciento de los pacientes que no han conseguido una remisión completa de la enfermedad llegan a tener una funcionalidad normal en las actividades de su vida diaria, sus relaciones personales o en el cuidado de sí mismo.

ALTO COSTE SANITARIO

Asimismo, Arumí ha reconocido que se trata de una enfermedad que tiene un gran impacto en el gasto sanitario puesto que las personas que alcanzan la curación al 100 por ciento tienen una media de 20 días de baja a causa de la depresión a lo largo de seis meses. "Cifra que se triplica cuando la enfermedad solo consigue ser curada de forma parcial", ha añadido.

Este experto ha señalado que la remisión total de la enfermedad supone un beneficio para el paciente y la reducción de los costes indirectos y del gasto farmacéutico debido a otras enfermedades asociadas a la depresión, "como patologías cardiovasculares u otras debidas a la obesidad, el sedentarismo o la mala alimentación".

Por otro lado, la no resolución de todos los síntomas de la depresión implica también un alto riesgo de cronificación de la enfermedad y que el paciente solo recupere entre el 60 y el 80 por ciento de su funcionalidad a la hora de llevar a cabo las actividades de su vida diaria o de relacionarse socialmente.

Las estadísticas indican que el quince por ciento de la población española sufrirá algún episodio de depresión a lo largo de su vida.